Los bienes y derechos de Transportes Ochoa ascienden actualmente a un total de 126.361.895 euros. Así lo señala la valoración que ha realizado la administración concursal del malogrado operador logístico para hacer frente a la fase de su liquidación, admitido el pasado mes de febrero por el Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Zaragoza y donde se solicitaba la presentación de un «plan de valoración para proceder a la liquidación».

Como informó en su momento cadenadesuministro.es, la apertura de la fase de liquidación supone el «completo y absoluto» cese en la actividad de Transportes Ochoa y la solicitud de un ERE de extinción de la totalidad de la plantilla que mantenía hasta el mes de febrero, así como proceder a la venta del conjunto de bienes y derechos de Ochoa existente en estos momentos de conformidad con el Plan de Liquidación propuesto por el administrador concursal.

No obstante, el propio administrador judicial manifiesta que con «casi total seguridad«, el valor que pueda obtenerse de la venta del patrimonio «estará muy por debajo de esta valoración, pues ésta se efectuó teniendo presente el valor de los bienes y derechos en su momento, no en la actual situación y coyuntura económica».

Asimismo, según informa Fenadismer, asociación que está coordinando la asistencia legal de muchos transportistas autónomos que trabajaban para la extinta compañía, es preciso tener en cuenta que «son diversos los acreedores con privilegio especial, siendo además el importe de su crédito muy elevado«.

Concretamente, gran parte de los bienes inmuebles están sujetos a garantía hipotecaria a favor de diversas entidades bancarias, de la Agencia Tributaria o de la Seguridad Social, «por lo que respecto al resto de acreedores, es decir, entre otros los transportistas afectados, sólo cobrarán su deuda si quedara saldo suficientes después de pagar a los acreedores privilegiados«, advierte la asociación de transportistas.