El lunes 1 de junio se ha levantado la suspensión de todos los plazos administrativos establecida por el Gobierno el 14 de marzo al declararse el estado de alarma, lo que supuso la práctica paralización de todos los procedimientos.

Por tanto, a partir de ahora los autónomos y empresas que operan en el sector del transporte por carretera deberán cumplir todos los plazos establecidos en la legislación en sus actuaciones tanto ante las Consejerías de Transporte de las Comunidades Autónomas como ante el Ministerio de Transportes.

Esto afectará especialmente al visado de las autorizaciones de transporte y de operador, que por ser año par corresponde realizar a los autónomos y empresas de transporte de mercancías por carretera.

Así, conforme al calendario fijado con anterioridad al Covid-19, se realizará en el mes que corresponda en función del último número de identificación fiscal del titular de la autorización.

De este modo, en julio le corresponde a aquellos cuyos NIF termine en 6, y así sucesivamente, aunque aún no se ha aclarado cuándo podrán completar el trámite aquellas empresas que deberían haberlo hecho en marzo, abril y mayo.

Desde Fenadismer, recuerdan que puede ser realizado a través de sus asociaciones territoriales, que están autorizadas para actuar en nombre de sus asociados ante la Administraciones de Transporte.

El levantamiento de la suspensión de los plazos también tendrá consecuencias en la tramitación de los procedimientos de inspección así como en la imposición de sanciones, teniendo en cuenta que tendrán que atenderse todos los requerimientos que lleguen en plazo, pero también los que se encontraban pendientes.

Por ello, es probable que en las próximas semanas un número muy considerable de nuevas notificaciones que se encontraban paralizadas durante estos meses.