Las infraestructuras en general y la carretera en particular han sido las grandes damnificadas por las políticas de los sucesivos gobiernos para afrontar la crisis financiera de 2008. Por este motivo, el sector viario ofrece ahora un amplio campo de actuación para la recuperación económica frente a la crisis provocada por el Covid-19.

Desde la Asociación Española de la Carretera proponen un plan de inversión de 32.000 millones que contribuiría a cumplir con los objetivos de la Agenda 2030 en materia de sostenibilidad, además de fomentar el empleo, absorbiendo la construcción buena parte de los perfiles laborales que se verán afectados por el desempleo.

La falta de inversión y actuaciones en los últimos años han incrementado exponencialmente el déficit en conservación de las carreteras, cifrado en más de 7.000 millones de euros. Esto ha llevado a la AEC a poner sobre la mesa este Plan de Carreteras Seguras, Verdes y Conectadas que podría generar más de un millón de nuevos puestos de trabajo, directos e indirectos.

Se estructura en 12 puntos de actuación, seis en el ámbito interurbano y otros seis en los entornos urbanos, con una inversión cercana a los 24.700 millones de euros y la creación de 345.000 puestos de trabajo directos en el primer caso, y 7.360 millones y 103.000 empleos directos en el segundo.

En cuanto a las actuaciones, estarían centradas en repavimentar 90.000 kilómetros de carreteras para reducir las emisiones, instalar 14.900 puntos de recarga para vehículos eléctricos, crear itinerarios preferentes para la movilidad de mercancías en el entorno rural, y construir 3.300 kilómetros de carriles bici y otros 6.930 para transporte colectivo.