avión tap portugal

Los pilotos de TAP secundaron una huelga en agosto que afectó a 2.000 pasajeros.

El gobierno de Portugal relanzará la privatización de la aerolínea TAP antes de que finalice este 2014, según figura en el proyecto de Presupuestos para 2015, aunque desde el gobierno se ha advertido que «no se ha tomado ninguna decisión» sobre una eventual venta de la aerolínea, según informa el diario luso Jornal de Negocios.

Según estipula el proyecto de Presupuestos para 2015 en Portugal, el relanzamiento de la privatización de TAP debería «producirse durante este año», siempre y cuando se constante que las condiciones para el éxito de esta operación en el mercado sean «propicias».

Por otro parte, desde el Ministerio de Economía luso señalaron esta semana que el gobierno portugués no está en condiciones todavía de anticipar cuál será la decisión a adoptar con respecto a la privatización o al nuevo modelo de la aerolínea

Oferta fallida en 2012

El pasado 2012, se aprobó el proceso de privatización de TAP, que se realizaría en dos fases, la primera con una ampliación de capital y la segunda mediante la venta directa de las acciones representativas a uno o varios accionistas.

Entonces, solo la compañía Synergy Group mostró interés por la aerolínea lusa pero su oferta, de unos 340 millones de euros, fue rechazada por los órganos gubernamentales del país.

Relanzar la privatización de TAP, que cuenta con un plan de negocios hasta 2016, ya figuraba en los presupuestos portugueses para este 2014 si se cumplían las condiciones para llevar a cabo la operación.

Venta de la división de mantenimiento

Además, actualmente se investiga si la venta de la división de mantenimiento de la compañía, TAP Manutenção Brasil, realizada en 2007 por aproximadamente 500 millones de euros, se realizó correctamente, una operación que según fuentes de la compañía, citadas por Diário Económico, fue de conformidad.

Por su parte, la Unión Nacional de Aviación Civil Personal de vuelo (SNPVAC) ha convocado varios paros parciales, el primero del 30 de octubre al 1 de noviembre, y el segundo del 30 de noviembre al 2 de diciembre, para protestar contra los «incumplimientos permanentes» por parte de la compañía de las normas laborales, denuncian desde el sindicato. 

En agosto de este 2014, los pilotos de TAP secundaron un paro de 24 horas, que afectó a unos 20.000 pasajeros, una protesta en la que se decretaron servicios mínimos por el Tribunal de Arbitraje del Consejo Social y Económico luso.