peaje-en-la-ap-1-en-burgos

Fomento mantendrá a Europistas al frente del mantenimiento de la AP-1 mientras lo licita definitivamente.

A partir del próximo viernes, 30 de noviembre, la AP-1 entre Burgos y la localidad alavesa de Armiñón revertirá al Estado, una vez haya cumplido el plazo de concesión a Europistas, y dejará de cobrar peaje, tal y como ha corroborado insistentemente el propio ministro de Fomento, José Luis Ábalos.

Un total de 3.872 vehículos pesados al día han usado los 84,3 kilómetros que tiene la A-1 entre Burgos y Armiñón el pasado mes de agosto, un 4,9% más que hace un año, según los últimos datos hechos públicos por Fomento. De igual modo, esta infraestructura tiene una intensidad media diaria de circulación de 38.981 vehículos en el octavo mes de 2018, un 4,35% anual más.

Fomento ha alcanzado un acuerdo con Europistas, filial de Itínere, para que siga realizando labores de conservación de la infraestructura mientras se adjudica definitivamente este contrato y, consecuentemente, la empresa subrogará a 62 trabajadores del total de 111 que estaban empleados en la autopista.

Hace unos días, el Congreso ha convalidado el Real Decreto-Ley que permite al Estado cobrar los peajes de las autopistas que reviertan al Estado y aplicar nuevos desvíos de camiones a autopistas de cobro, en medio de debate abierto sobre el pago por uso de las infraestructuras y el mantenimiento de la red viaria que no solo se da en España, sino que también existe en Francia, donde la semana pasada se ha anunciado que la euroviñeta anunciada para 2020 se retrasará ante la falta de consenso en el Gobierno y la oposición de los transportistas galos