cargador electrico

El Comité de Medio Ambiente del Parlamento Europeo ha determinado que las emisiones de dióxido de carbono de 2020 para las furgonetas se sitúen en 147 g CO2/km, una “meta muy ambiciosa” que solo será posible con tecnología híbrida. Así lo han advertido desde la Asociación Europea de Automóviles que ha llamado a un equilibrio más realista entre la competitividad de la industria y las preocupaciones medioambientales. 

La institución ha señalado que la industria automotriz tiene un sólida historia en el cumplimiento de sus obligaciones, «ningún otro sector de la industria ha hecho tanto en el impulso de bajar los niveles de emisión”. En este sentido, ha asegurado que seguirán avanzando en medidas sostenibles, sin embargo reclaman que los responsables políticos tengan en cuenta las realidades en las que opera la industria. 

Teniendo en cuenta que el segmento de vehículos comerciales se ha visto particularmente afectado por la crisis económica, con descensos del 39% entre 2007 y 2012, la asociación insiste en que no pueden atender las reclamaciones políticas en estos tiempos económicos tan difíciles. 

Por ello, ha reclamado que el alto precio de las furgonetas híbridas y la escasa aceptación del consumidor hacia los vehículos eléctricos han provocado que solo 2.383 fugonetas eléctricas se vendieran en toda la UE durante 2011. La falta de confianza ante estos nuevos vehículos, sus altos costes y el futuro de estas nuevas tecnologías generan una gran incertidumbre que preocupa al sector.

La Asociación Europea de Automóviles ha reclamado la aparición de supercréditos, medidas incentivadoras, como la única herramienta que puede estimular la demanda de furgonetas eléctricas recargables.