puerto del Pireo Conferencia Espo 2015

La ESPO ya había defendido con anterioridad la autonomía de los puertos.

La Asociación Europea de Puertos (ESPO) ha demandado en su última Asamblea General, celebrada en Bruselas esta semana, más transparencia, autonomía financiera y flexibilidad para las instalaciones portuarias.

Para la ESPO, los puertos europeos han de tener libertad para establecer sus propias tarifas y definir la calidad de sus servicios. Anteriormente, desde la asociación ya se habían opuesto a un marco regulatorio demasiado ceñido y a un órgano supervisor, defendiendo un modelo más autónomo que resulte práctico para todos los puertos.

Durante la Asamblea también se han destacado las grandes prioridades de la entidad para el próximo año, como son las inversiones en los puertos y los mecanismos de financiación, la facilidad de comercio, la armonización de procesos, la sostenibilidad y la regulación europea de puertos.

Impulso a la formación portuaria

La implicación de los puertos con las escuelas y universidades ha sido el tema de la séptima edición del premio ESPO, entregados durante el encuentro.

En este contexto, el puerto de Dublín ha resultado premiado por su programa de apoyo educativo a las comunidades portuarias, que ayuda a incrementar las oportunidades laborales entre colectivos desfavorecidos que en el pasado dieron mano de obra al puerto.

La iniciativa da respuesta al empobrecimiento que han sufrido varios colectivos portuarios por el descenso de opciones laborales provocada por la mecanización del proceso de manipulación de mercancías a partir de los años 60.

Desde la ESPO manifiestan que los cambios producidos en el sector pueden abrir también el abanico de oportunidades laborales a los más jóvenes e invitan a los puertos a comunicarle a la juventud las variedad de nuevas habilidades y puestos de trabajo que se requieren actualmente.