A partir de septiembre de 2014, la autopista del mar entre Gijón y Nantes dejará de recibir subvenciones antes de lo previsto. La naviera que opera la línea, Ld Lines, necesita captar nuevos clientes que permitan la viabilidad de la autopista. Además, en ese mismo año se espera que comience a operar un nuevo barco que realizaría los viajes diarios, frente a la frecuencia actual de tres veces por semana.

Ld Lines intentará captar clientes en la zona occidental de Alemania, el Benelux y Centroeuropa durante todo este ejercicio, mediante campañas de promoción ante transportistas de esas regiones.

Según informa el diario La Nueva España, el mayor problema de la autopista del mar es el desequilibrio entre los embarques en Gijón de mercancías procedentes del norte de España y de Portugal y los embarques en Nantes, que son sensiblemente inferiores. Por lo tanto, la naviera tiene el objetivo de captar retornos hacia España para que desaparezca esa inestabilidad.

El representante de la naviera en España, Carlo Tagmani, ha resaltado al rotativo regional que «han disminuido las cifras absolutas de los movimientos de mercancías pero el resultado ha sido similar al del anterior si se mide la ratio de transportes por viaje en barco«. Por ello se ha mostrado optimista sobre la evolución de los tráficos en la línea. 

En cuanto al futuro de la autopista del mar de Vigo, Tagmani no se ha mostrado preocupado y ha señalado que la competencia entre ambas líneas no será excesiva porque darán servicio a zonas geográficas distintas y además el tipo de cliente no será el mismo.