Balearia está dispuesta a reactivar la autopista del mar entre los puertos de Gijón y Nantes si las administraciones públicas se comprometen a «compartir riesgos», tal y como ha afirmado su presidente Adolfo Utor, esta misma semana en la ciudad asturiana.

En este sentido, la naviera considera que es más difícil volver a iniciar un proyecto que lanzarlo de nuevo, toda vez que, en este caso, se necesita recuperar la confianza perdida de los clientes para una iniciativa que desapareció tras tres años de existencia.

El presidente de Balearia ha informado que se va a realizar un nuevo estudio de la viabilidad económica de la línea, ya que ahora se dispone de datos nuevos, después de que un informe previo augurara pérdidas de decenas de millones de euros durante los tres primeros años de existencia del servicio, con el que se estará en condiciones de tomar una decisión con datos fiables.

Utor estima que el proyecto no estará listo antes de un año y destaca la dificultad de poner en marcha de nuevo una conexión vital para Asturias que, sin embargo, desapareció una vez se retiraron las ayudas públicas que la sostuvieron durante tres años, algo para lo que se necesita una involucración total de las autoridades nacionales y autonómicas.