Puerto de Carboneras, Almería

Puerto de Carboneras, Almería.

La Autoridad Portuaria de Almería apuesta por continuar la mejora de las infraestructuras en el puerto de Carboneras, con el desarrollo de nuevas obras que complementen las ya realizadas en los últimos años, ya que la ampliación de las instalaciones portuarias finalizadas en 2011 han impulsado el desarrollo logístico e industrial de la zona.

El puerto de Carboneras, en el que los tráficos han crecido un 5,54% en 2014, se ha establecido como un puerto moderno y estratégico para determinados segmentos, contando con las instalaciones y servicios adecuados a las necesidades del transporte marítimo de diversos sectores.

La instalación se ha visto impulsada este último año principalmente por el triturado de mármol, el cemento y el carbón, destacando del mismo modo el buen comportamiento de la terminal publica, que ha crecido un 5,81%, con incrementos de hasta el 57% en la mercancía general, principalmente cenizas y triturado de mármol.

Dado el ritmo de crecimiento de estas instalaciones, la Autoridad Portuaria de Almería ha proyectado nuevas actuaciones, o finalizar en cuestión de meses las existentes, con el fin de dar respuesta a las demandas y necesidades de los sectores productivos.

Próximas actuaciones

Actualmente, en el puerto de Almería se avanza en tres actuaciones. Entre ellas, la que será finalizada en menor tiempo es la glorieta de acceso al puerto desde la carretera provincial AL-5106, que estará terminada en abril de 2015. 

Posteriormente, en agosto de este año, está previsto que finalicen las infraestructuras para el suministro de agua y ordenación de la explanada del Muelle de Ribera, unas obras que ascienden a 1,23 millones de euros, financiados en un 80% con Fondos Feder.

Por otro lado, actualmente está en licitación el nuevo muelle Duque de Alba del Muelle de Ribera I, de 18 m de calado y 51,80 m de longitud, para dar servicio a buques de mayores dimensiones. La obra de amarre se diseña como una estructura de cajones flotantes de hormigón armado con cámaras anti reflejantes en el lado mar.

Además, en paralelo se ejecuta un cierre de la explanada en el extremo sur del Muelle de Ribera I, mediante la ejecución de un muro de hormigón sumergido de anchura variable, para aumentar la operatividad de la carga y descarga en la línea de Muelle existente.

El presupuesto de estas últimas obras se eleva a tres millones de euros, de los cuales el 80% financia la Unión Europea a través de Fondos Feder, y la previsión es que esté terminado para octubre del 2015.