El pasado mes de junio se produjo el cese de José Antonio Caffarena, el que era hasta entonces el director de la Autoridad Portuaria de Málaga. Desde entonces, el puesto ha estado vacante y la gestión la ha llevado a cabo el propio presidente, Paulino Plata junto con un comité de dirección, formado por los tres jefes de área.

En diciembre, esta situación parece que se resolverá, ya que Plata tiene previsto presentar al consejo de administración un nombre para ocupar el cargo. Una de las posibilidades es José Moyano, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos que se incorporó a este organismo en mayo, procedente del puerto de Gijón. Cumple con el principal requisito, que es tener cinco años de experiencia en tareas de gestión en este ámbito.

Sin embargo, hay otros dos perfiles, un hombre y una mujer, que no procederían del sector portuario, sino de otros ámbitos estatales.

Por otro lado, el delegado sindical de UGT en el puerto de Málaga, Juan Antonio Triviño, ha comenzado una huelga de hambre después de mantener un encierro en el salón de actos de la institución durante varios meses.

Esta huelga de hambre viene a raíz del despido a tres trabajadores. Además, Triviño demanda que se investigue a la Autoridad Portuaria por delitos de corrupción y la destitución de Paulino Plata.

Por su parte, la Autoridad Portuaria de Málaga ha calificado la medida como “totalmente desproporcionada y carente de la más mínima justificación”. La institución ha recalcado que siempre ha estado abierta al diálogo y a la búsqueda de soluciones.