La anunciada rebaja de tasas portuarias fomentará la actividad de las navieras en las terminales. Así lo ha asegurado el presidente del puerto de Valencia, Rafael Aznar, tras la reunión del Consejo de Administración, quien ha matizado que es una noticia “positiva” ya que hay puertos con superávit que no necesitan ese beneficio.

Me parece muy bien que aquellos puertos que tengan superavit de caja” ha explicado “vayan a un fondo para resolver estos temas”. En este sentido, ha remarcado que la Autoridad Portuaria de Valencia lleva mucho tiempo trabajando para conseguir una cuenta de explotación saneada y por ello está de acuerdo con el cambio de modelo concesional de los puertos y con la creación de un fondo interportuario.

Aznar se ha mostrado partidario de cambiar el modelo concesional con el fin de adaptar las condiciones a la situación actual, y también flexibilizar los pliegos de las concesiones.

El tráfico portuario acumulado hasta el mes de abril de la Autoridad Portuaria de Valencia ha alcanzado los 21,5 millones de toneladas, lque nunca antes se había alcanzado, lo que supone un aumento prácticamente del 1% respecto a abril de 2012, según los datos estadísticos que acaba de hacer públicos la entidad portuaria.

En cuanto al número de Teus, la cifra alcanza los 1.455.858, con un crecimiento del 3,75%, entre los puertos de Valencia, Sagunto y Gandía.

Acuerdos del Consejo de Administración 

Aznar ha recordado que en junio se pondrán en funcionamiento los atraques de la primera fase del muelle de cruceros, para acoger a los buques de mayor tamaño. En primer lugar entrará en servicio el muelle ubicado en la ampliación norte, y en septiembre entrará en funcionamiento el segundo, con lo que este año prevé superar los 509.000 cruceristas con 231 escalas.

Sobre la situación del concurso de acreedores de la terminal de graneles de Noatum, ha señalado que el puerto es parte de su pasivo y trabajará por preservar el interés general.

El presidente del puerto se ha referido a la ruptura de la negociación del convenio de la estiba en el ámbito nacional, y ha indicado que se deben afrontar los acuerdos «desde la racionalidad y el realismo» de la coyuntura económica, bajo el reto de la eficiencia y la productividad.