La Organización Europea de Puertos Marítimos, Espo, ha presentado en un congreso en Oslo su informe medioambiental correspondiente a 2019, que recoge las prioridades actuales de las instalaciones europeas en este ámbito.

La principal sigue siendo la protección de la calidad del aire, seguida por el consumo energético. Además, vuelve a aparecer en la lista el cambio climático, que al menos ocho de cada diez puertos de la Unión Europea están teniendo en cuenta a la hora de desarrollar nuevas infraestructuras.

La relación con la comunidad local sigue siendo muy importante para los recintos portuarios, que deben tener en cuenta que ahora los ciudadanos están mejor informados y tratar de conectar con ellos. En esta línea, la transparencia se ha convertido en una prioridad para más del 80% de los puertos, que ya han hecho pública su política medioambiental.

En lo que se refiere a la sostenibilidad en los servicios de transporte marítimo, más de la mitad de los puertos europeos ofrecen conexiones eléctricas para los buques atracados y un tercio de ellos permiten el suministro de GNL, principalmente a través de camiones y barcazas.

En paralelo, el 56% de los puertos aplican tasas reducidas a los buques que cumplen con determinados estándares en cuanto a las emisiones, los residuos y el cambio climático. Asimismo, el 71% cuentan con alguna certificación medioambiental, lo que supone un 17% más que en 2013, y el 82% han puesto en marcha algún programa de monitorización medioambiental, relacionados en muchos casos con los residuos.

Aumento de los costes

Espo ha obtenido los datos para este informe de las encuestas realizadas a 94 miembros de la Organización, que ha animado a todos los puertos a unirse a EcoPorts para comprometerse todavía más con el medio ambiente y hacer una mejor comunicación de sus políticas en este ámbito.

Por otra parte, alertan del aumento de los costes de inversión para los puertos para potenciar las conexiones eléctricas y los desafíos técnicos que deben asumir, en muchos casos relacionados con la falta de electricidad suficiente en determinadas zonas. No obstante, también ponen el foco sobre el hidrógeno, que se presenta como una tecnología con muchas ventajas para el sector.