El transporte de vehículos terminados y de piezas de automoción por carretera sigue mejorando su calidad y roza ya unos niveles altos, según se refleja en el último informe de valoración logística de Anfac.

Este aumento de calidad se produce en paralelo con un incremento de la cuota modal que tiene el transporte por carretera en la logística de automoción en España, que, según los registros de la patronal del sector, se colocan en un 41%, a escasa distancia del 42% del reparto modal que conserva el transporte marítimo, tras crecer un 8% en 2019.

Este incremento rompe una tendencia decreciente que se extendía durante los últimos tres años.

Según los registros de Anfac, el volumen de transporte de vehículos terminados para servicios internacionales ha crecido en 2019, mientras que el transporte nacional ha disminuido.

Esta tendencia se ha dejado sentir con más fuerza en el movimiento de camiones por carretera, con un ascenso de los servicios internacionales de un 31,9% y un retroceso en los nacionales de un 9,4%.

Al mismo tiempo, el año pasado el movimiento internacional de turismos en portavehículos se ha incrementado un 27,2%, mientras que los servicios nacionales permanecían planos, con un ligero retroceso de anual de un 0,2%.

Valoración de calidad

Por lo que respecta a la calidad del servicio, la patronal de automoción estima que ha crecido más el año pasado en los servicios nacionales, mientras que mantenía su buen nivel en transportes internacionales.

Como puntos fuertes del servicio de portavehículos, Anfac valora el aumento de capacidad que se ha producido y que se refleja especialmente en el incremento del número y frecuencia de las rutas para estos servicios.

De igual manera, también se valora positivamente el estado y la renovación de la flota, el aumento de los controles de seguridad sobre los vehículos tanto en su transporte, como en su entrega, así como el compromiso firme de los operadores por ofrecer servicios de transporte medioambientalmente responsables.

Por contra, la organización empresarial llama la atención sobre la necesidad mejorar la capacidad de los operadores para ofrecer una trazabilidad completa de los vehículos, así como de reacionar ante imprevistos que pueden alterar la cadena de transporte.

Además, también se reclaman actuaciones para mejorar la capacidad de adaptación a las fluctuaciones derivadas de la demanda del mercado de vehículos, así como para reducir los daños que se producen en la carga durante el transporte.