El transporte aéreo de mercancías ha registrado un crecimiento del 5% en julio respecto al mismo mes de 2015, mientras que la capacidad de carga se ha incrementado en un 5,2% en relación con el ejercicio anterior, según los datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

A pesar del debilitamiento del comercio mundial, las aerolíneas de la región Asia-Pacífico, Europa, Norteamérica y Oriente Medio han registrado un aumento en la demanda, que ha sido especialmente destacado en Europa y Oriente Medio.

En cualquier caso, desde la asociación recuerdan que la recuperación del comercio es lenta y la confianza de las empresas se ha reducido, a lo que es necesario sumar la situación política, que no resulta alentadora de cara a una mayor liberalización comercial.

Evolución en los principales mercados

Las aerolíneas de Asia-Pacífico han experimentado un incremento del 4,9% en la demanda y del 2,7% en la capacidad de carga. Desde hace varios meses, el crecimiento ha estado motivado por la mejora en el mercado interno asiático,.

Por su parte, las aerolíneas norteamericanas han registrado un crecimiento de la demanda del 4,1% y de un 3,4% en la capacidad de carga. En cualquier caso, la fortaleza del dólar sigue influyendo en el volumen de carga internacional, que mantiene el nivel de las exportaciones bajo presión.

En cuanto al mercado europeo, ha crecido un 7,2% la demanda y la capacidad se ha incrementado un 3,8%. Estos datos coinciden con un aumento en las exportaciones en Alemania durante los últimos meses.

En Oriente Medio, los operadores también han visto crecer la demanda un 6,7%, mientras que la capacidad de carga ha aumentado un 11% en el mes de julio. Sin embargo, las condiciones de la demanda se han debilitado. De hecho, la tasa de crecimiento ha disminuido a la mitad, desde el 14% alcanzado entre 2012 y 2015. El motivo es el lento crecimiento de la demanda entre Oriente Medio y Asia.

Respecto a Latinoamérica, la demanda ha retrocedido un 5,6%, pero la capacidad de carga ha aumentado un 10,1%. La región sigue estando devastada por unas condiciones económicas y políticas débiles, principalmente en Brasil.

Por último, el mercado africano presenta una caída de la demanda del 6,8% en el mes de julio, lo que supone el mayor descenso en siete años. Sin embargo, la capacidad de carga ha aumentado un 31,3%, a raíz del crecimiento de las operaciones de larga distancia.