carga aerea avión de United en el aeropuerto de Frankfurt

En Europa, la demanda de carga aérea ha disminuido un 2% anual en julio.

Los efectos de la guerra comercial existente entre los Estados Unidos y China, con un retroceso de los intercambios comerciales entre ambos países de en torno a un 14%, ya se deja sentir en los volúmenes de mercancía movida por vía aérea.

En este sentido, durante el pasado mes de julio se ha registrado una caída del 3,2% con respecto al mismo mes de 2018, según la Asociación Internacional del Transporte Aéreo, IATA, mientras que, al mismo tiempo, la capacidad de carga se ha incrementado en un 2,6% anual en dicho mes .

A juicio de IATA las tensiones comerciales entre se están trasladando al sector de la carga aérea, de tal modo que los incrementos de las tarifas afectan no solo a las cadenas de suministro transoceánicas, sino a otras líneas, con un impacto no solo a corto plazo, sino que además podría extenderse en el tiempo.

Principales mercados de carga aérea

Por zonas geográficas, el mercado de Asia-Pacífico ha retrocedido un 4,9% anual durante el séptimo mes del año, mientras que su capacidad de carga se ha incrementado un 2,5%. Al tiempo, el mercado norteamericano ha registrado un descenso del 2,1% en la demanda y un crecimiento del 1,6% en la capacidad.

En Europa, la demanda de carga aérea se ha contraído un 2% en julio, mientras la capacidad ha repuntado un 4,2%. De igual modo, en Iberoamérica, los volúmenes han aumentado un 3% y la capacidad un 2,7%.

Por su parte, en Oriente Medio la demanda ha experimentado un retroceso de un 5,5%, mientras que la capacidad también ha ascendido un leve 0,2%. Finalmente, en África la demanda de carga aérea se ha incrementado en un 10,9%, al igual que la capacidad, que ha aumentado un 17%.