puerto-de-santander

El puerto de Santander rozó los seis millones de mercancías movidas en 2018.

El tráfico de mercancías en el Puerto de Santander alcanzó en 2018 las 5.957.116 toneladas, lo cual supone un crecimiento de un 6,4% respecto al pasado ejercicio y la vuelta a los niveles de actividad anteriores a la crisis.

La partida que más creció fue la de la mercancía general, que aumentó un 21,43% más respecto al pasado ejercicio, hasta los 2,3 millones de toneladas. Ésta incluye tráfico de carga rodada (ro-ro), en el que el Puerto de Santander se consolida como primer puerto de la fachada norte de España, con un crecimiento de casi el 15%.

A ello ha contribuido notablemente la naviera CLdN, que a partir de mediados de septiembre comenzó a operar una conexión directa entre Santander y Zeebrugge, introduciendo además un buque de mayor porte. Esta naviera ha duplicado las toneladas movidas en 2018 respecto a 2017, pasando de 145.461 a 304.645 toneladas. Se prevé que en 2019 vuelva a incrementar sus tráficos en torno al 50%, superando las 450.000 toneladas.

Brittany Ferries introdujo un nuevo servicio con el puerto irlandés de Cork y ha crecido un 27,7%, alcanzado el medio millón de toneladas movidas (500.175 t), con lo que también ha contribuido al crecimiento del puerto cántabro.

En cuanto al tráfico de automóviles como mercancía, el puerto de Santander alcanzó en 2018 las 484.030 unidades, dato similar al año anterior. De estas 280.210 correspondieron a exportaciones de vehículos de fabricación nacional mientras que otras 203.820 unidades fueron importaciones.

Dentro de la mercancía general, también hay que poner énfasis en el crecimiento de los productos siderúrgicos, que alcanzaron las 326.917 toneladas, incrementándose más de un 27%.

Tráfico de graneles.

La partida más importante del puerto volvió a ser la de graneles sólidos, que ascendió a 3,3 millones de toneladas movidas. Aun así, la cifra supone un retroceso de un 4,67% frente al 2017, año excepcional debido a la fuerte importación de cereales. Finalmente, se movieron un total de 339.510 toneladas de graneles líquidos.

Cabe destacar que pese al crecimiento de los volúmenes totales, la distribución de las mercancías ha variado respecto a los primeros años del siglo XXI. Entonces, los graneles sólidos suponían entre un 70 y un 77% del total y la mercancía general no alcanzaba el 20%. En 2018, la mercancía general supuso más de un 38% de la carga total, mientras que los graneles sólidos fueron el 55,8%.