Durante el primer trimestre de 2021, Stef ha tenido una cifra de negocio total de 788 millones de euros, un 0,7% menos que hace un año.

La caída puede calificarse de relativamente moderada, a la vista de la dureza de la crisis sanitaria y del sólido comportamiento de la actividad del operador logístico en todos los mercados europeos en que tiene presencia.

Así, en concreto, mientras que sus actividades en Francia arrojan una facturación trimestral de 471,7 millones de euros, un 3,1% anual menos, la de su área internacional ha obtenido una cifra de negocio entre enero y marzo de 217,6 millones de euros, con un crecimiento de un 6,3% con respecto a los tres primeros meses del año pasado.

En esta misma tendencia positiva, el negocio marítimo de Stef ha aumentado su cifra de negocio un 57,2%, hasta situarse en los 19,7 millones de euros trimestrales.

La compañía estima que los resultados obtenidos durante los tres primeros meses de 2021 son una buena muestra del equilibrio de sus actividades a nivel internacional, lo que le está permitiendo capear las diferentes situaciones existentes en cada uno de los mercados en que tiene presencia, por lo que respecta a limitaciones de la actividad económica para contener el avance de la pandemia, algo que afecta a sus clientes.