Si en marzo la crisis sanitaria ya pasaba factura al sector logístico y de transporte, abril ha marcado un retroceso más acusado de la facturación de un sector que ha estado al pie del cañón como sector esencial.

Con más detalle, la cifra de negocio del transporte y almacenamiento ha registrado un descenso anual de un 41,1% durante el pasado mes de abril, según los registros publicados por el Instituto Nacional de Estadística.

Además, el registro ya implica un retroceso de un 29% con respecto al tercer mes de este mismo ejercicio.

Por segmentos de actividad, la facturación del transporte de mercancías por carretera ha disminuido un 26,6% en el cuarto mes del presente ejercicio si se compara con el mismo mes de 2019, mientras que la cifra de negocio del transporte por ferrocarril, por su parte, se ha desplomado un 71,8% anual en abril.

Por otro lado, la facturación del transporte marítimo y por vías navegables interiores ha registrado un descenso anual de un 47,8% en abril, mientras que la facturación del transporte aéreo se ha contraído otro 79,1% anual en el período.

Finalmente, la cifra de negocio del almacenamiento y las actividades anexas al transporte ha perdido un 34,2% en el mes, con respecto al mismo período de 2019, mientras que la facturación de las actividades postales y de correos también ha descendido un 21,7% anual durante el cuarto mes de este mismo jercicio.

En términos generales, la cifra de negocio de todo el sector servicios español ha dejado un 41,4% anual en el mes, tres décimas porcentuales por encima de la caída que registra en el período el sector de transporte y almacenamiento.