Autopista ferroviaria, semirremolques en ferrocarril

La Comisión Europea ha anunciado este miércoles un paquete completo de medidas para ofrecer mejor calidad y más posibilidades de elección en los servicios de transporte ferroviario en Europa. Para la Comisión, “el ferrocarril es una parte vital del transporte de la UE, con un papel clave para tratar la creciente demanda de tráfico, la congestión, la seguridad del abastecimiento y la descarbonización”. Sin embarto, reconece que muchos mercados ferroviarios europeos se enfrentan actualmente a un “estancamiento o retroceso”.

Por ello, la Comisión propone la apertura a la competencia de los ferrocarriles de la UE a sus mercados nacionales de pasajeros, así como importantes reformas técnicas y estructurales de acompañamiento.

Adoptar medidas difíciles o aceptar el declive irreversible

Para Siim Kallas, vicepresidente de la Comisión responsable de Transportes, “ante el estancamiento o retroceso del ferrocarril en muchos mercados de toda Europa, tenemos una opción sencilla. Podemos adoptar las decisiones difíciles para reestructurar el mercado ferroviario europeo, fomentar la innovación y prestar mejores servicios. O podemos aceptar un declive irreversible sobre una pendiente resbaladiza hacia una Europa en la que el ferrocarril sea un juguete de lujo para unos pocos países ricos e inasequible para la mayoría ante la crisis de la financiación pública».

Con este panorama, la Comisión quiere reducir los costes administrativos de las empresas ferroviarias y facilitar la entrada de nuevos operadores en el mercado. De esta forma, la Agencia Ferroviaria Europea se convertirá en una “ventanilla única” para expedir las autorizaciones para comercializar vehículos en toda la UE, así como los certificados de seguridad para los operadores.

Las medidas propuestas permitirían un 20 % de reducción del tiempo de entrada de nuevas empresas ferroviarias y un 20 % de reducción del coste y la duración de la autorización del material rodante. En general, “ello supondría un ahorro para las empresas de 500 millones EUR de aquí a 2025”, calcula la CE.

Apertura total en 2019

Para fomentar la rentabilidad, el organismo europeo también propone que los ferrocarriles nacionales de viajeros se abran a nuevas empresas y servicios a partir de diciembre de 2019. Con ello, las empresas podrán ofrecer servicios nacionales de transporte de viajeros por ferrocarril en toda la UE, bien proponiendo servicios comerciales competitivos, o bien licitando para obtener contratos de servicios públicos ferroviarios, que constituyen más del 90 % de los trayectos ferroviarios de la UE y van a estar sujetos a la obligación de realizar una licitación.

Estas propuestas podrían producir más de 40 000 millones euros de beneficios financieros de aquí a 2035 para los ciudadanos y las empresas en cuestión, y permitiría ofrecer hasta 16 000 millones de viajeros-km adicionales, según las estimaciones de la Comisión.

Para garantizar a todos la igualdad de acceso al ferrocarril, los administradores independientes de las vías deben hacer que las redes funcionen de forma eficiente y no discriminatoria, y coordinarse en toda la UE para sostener el desarrollo de una red auténticamente europea. De esta forma, la Comisión propone fortalecer a los administradores de infraestructuras de modo que controlen todas las funciones que se encuentran en el núcleo de la red ferroviaria, incluida la planificación de la inversión en infraestructura, las operaciones diarias y de mantenimiento, y el establecimiento de horarios.

Ante las numerosas quejas de los usuarios, también considera que los administradores de infraestructuras deben tener “independencia operativa y financiera” frente a cualquier operador de transporte que haga circular los trenes. Como norma general, la propuesta confirma que la separación institucional es la forma más “simple y transparente de lograrlo”. En 2019, las empresas ferroviarias independientes de los administradores de infraestructuras tendrán un acceso inmediato al mercado interior de viajeros.