Placa identificativa ATP en un vehículo frigorífico.

La Comisión de Perecederos tuvo lugar en 2013.

Tras cinco años sin reunirse, los integrantes de la Comisión de Perecederos han podido firmar las actas del último encuentro y retomar esta semana los trabajos para mejorar la distribución y el transporte de estos productos, de cara la próxima renovación del Acuerdo ATP.

En este sentido, los trabajos para la reforma de este instrumento internacional para el transporte internacional a temperatura controlada se centrarán en acercar sus términos a la realidad de este servicio.

Entre otros aspectos, el sector español de transporte frigorífico ha propuesto en esta reunión que las exenciones en las restricciones al tráfico de vehículos pesados que disfrutan las frutas y verduras, para evitar que se degraden durante el transporte, también se apliquen al transporte refrigerado de productos farmacéuticos, con el fin de garantizar su adecuado abastecimiento a centros sanitarios.

Por otra parte, las empresas de frigos también piden a las Administraciones públicas que se coordinen las restricciones existentes en el territorio que controla la DGT y en Cataluña, para que se permita el paso de vehículos que lleven mercancía a temperatura controlada no solo por las vías identificadas que determine el Servicio Catalán de Tráfico, sino que puedan circular libremente, tal y como se hace en el resto de España.

Portapalets, riesgo sanitario en el transporte frigorífico

Además, el sector del transporte frigorífico también ha llamado la atención sobre la obligación que tienen muchas empresas de transportar, junto con la carga que llevan en los semis, un alto número de palets en los portapalets habilitados bajo el semi.

Esta circunstancia implica que sean los propios conductores los que tengan que cargarlos y descargarlos para su uso en los retornos o en la distribución capilar de la mercancía transportada, así como la posibilidad de que acumulen gérmenes, algo que especialmente relevante en un tipo de servicio que suele implicar productos alimentarios de consumo humano.

De manera adicional, también se han analizado en la reunión de la Comisión de Perecederos el impacto que puede tener sobre el sector posibles sabotajes sobre los productos españoles que pudieran producirse en algunos mercados de destino, particularmente en Francia, así como las necesidades de una mayor seguridad que plantea la migración clandestina en el caso del transporte de productos perecederos, de manera especial hacia el Reino Unido, y las gravosas consecuencias que puede tener para las empresas del sector.