La crisis sanitaria desatada a nivel global por el coronavirus ha afectado gravemente a las cadenas de suministro europeas y mundiales, que, de este modo, se han visto gravemente perturbadas.

En este ámbito, la Comisión Europea estima que la carga aérea representa aproximadamente el 35 % del valor del comercio mundial.

Este modo costituye un elemento clave del transporte de mercancías, que complementa el transporte terrestre y marítimo, en particular por lo que se refiere a los productos sensibles al factor tiempo, por lo que se considera esencial mantener unos servicios de carga aérea continuos e ininterrumpidos.

Por estos motivos, la Comisión ha pedido a los Estados miembro de la UE que faciliten las operaciones de carga aérea durante la actual situación de crisis sanitaria mediante la aplicación de una serie de directrices comunes.

Las directrices de la Comisión

En concreto, la Comisión pide que se conceda  inmediatamente, por lo que respecta al transporte desde fuera de la UE, todas las autorizaciones y permisos necesarios, incluidos, cuando sea jurídicamente posible, los derechos de tráfico temporales para operaciones adicionales de transporte aéreo de carga, incluso cuando se lleven a cabo con aeronaves de pasajeros.

De igual manera, también ha pedido que se eliminen temporalmente las limitaciones nocturnas o restricciones de franjas horarias en los aeropuertos para las operaciones esenciales de carga aérea, o aplicarlas con flexibilidad.

Así mismo, solicita que se facilite el uso de aeronaves de pasajeros para las operaciones de carga únicamente, entre otros para la reubicación de la tripulación de vuelo de carga, del personal médico y de cualquier persona que participe en el transporte de mercancías.

También reclama que se autorice que las tripulaciones de carga y el personal de manipulación y mantenimiento estén cualificados como personal crítico en caso de confinamiento o restricción.

Además, pide que se autorice que, en lo posible, se mantenga una capacidad de carga suficiente cuando los aeropuertos regionales estén cerrados por motivos económicos, mantenerlos abiertos solo para carga aérea, y, en cualquier caso, garantizar que los aeropuertos abiertos mantengan capacidades de manipulación de la carga suficientes.

Por otra parte, solicta que se exima de restricciones de viaje al personal de transporte asintomático, incluidas las tripulaciones de vuelo, que participen en el transporte de mercancías, así como de las medidas de confinamiento a las tripulaciones de vuelo asintomáticas, el personal de carga y el personal de aeropuerto que trabaje en la plataforma

Por último reclama que se permitan excepciones aceleradas para hacer frente a situaciones imprevistas, como las operaciones de emergencia repentinas e inesperadas y que se permita al personal de plataforma que realice su trabajo con seguridad y eficiencia.

Para ello deberá dárseles directrices sobre las precauciones sanitarias en un entorno de carga aérea, y proporcionarles un suministro adecuado de productos de higiene.

Finalmente, la Comisión anima a que las compañías aéreas de carga y servicios urgentes reserven excepcionalmente capacidades para los bienes esenciales, en particular los suministros médicos y de emergencia, y apliquen tarifas razonables para esos suministros.