Siim Kallas comisario europea de transporte apuesta por mas libre mercado en el sector transporte

A pesar de que el transporte es es clave para impulsar el crecimiento, la creación de empleo y la realización del mercado único europeo, todavía es uno de los pocos sectores de Europa en el que los países de la Unión mantienen obstáculos legales para la entrada de competencia en sus respectivos mercados. Así de claro lo expresó Siim Kallas, vicepresidente y comisario de Transporte de la Comisión Europea durante su participación en la cumbre empresarial de Transporte celebrada este martes 28 en Bruselas.

Para Kallas, el transporte “es el motor de la cadena de suministro y genera la prosperidad del comercio” pero señala que la entrada en los respectivos mercados nacionales en los modos ferroviarios, portuarios y, en menor medida, del transporte por carretera ofrecen “obstáculos y barreras administrativas y regulatorias”, sobre todo en lo que respecta al sector ferroviario.

El comisario ha reconocido que se está trabajando en la creación de planes individualizados para los modos aéreo,  ferroviario y marítimo en los que se pretende “añadir la competencia en los mercados cerrados y protegidos, para aumentar la eficiencia y el rendimiento”. No obstante, Kallas reconoce que “a menudo” hay una enorme oposición a algunas de estas ideas. “Por desgracia, eso significa que siempre hay más por hacer para que el mercado funcione de manera abierta y justa”, aseveró en la  conferencia.

Reprochó que los Estados miembros y la industria sectorial adopten conjuntamente intereses de ámbito  puramente nacional, con una perspectiva a corto plazo. Esto, asegura el responsable de transportes de la CE, “debilita el trabajo que hacemos para construir una red de transporte verdaderamente eficiente y sin problemas en Europa”.

Ferrocarril y puertos, cotos cerrados a la competencia

En referencia expresa al modo ferroviario, Siim Kalas lo califica como “uno de los últimos bastiones de los intereses creados en el transporte”. En su opinión, este sector presenta unas compañías ferroviarias con una fuerte estructura político-nacional, que tienen vínculos fuertes con los responsables políticos y diferentes grupos de presión.

En definitiva, para Kallas el tren es un “buen ejemplo de que los Estados miembros suelen proteger lo que ellos consideran como sus campeones nacionales”. Por ello considera esencial “poner fin al proteccionismo mediante la ruptura de los monopolios nacionales y sus relaciones vinculadas con el Estado”.

El comisario de Transportes tampoco se olvidó del sector portuario, donde la situación “tampoco es muy diferente”, sobre todo en la prestación de servicios y mano de obra portuaria donde las prácticas a veces equivalen a un «coto cerrado».

Por todo ello, Siim Kalas anunció que la Comisión presentará en breve propuestas para hacer frente a ambos sectores,para abrir los mercados y garantizar la igualdad de condiciones para la competencia”, reafirmó. Y estas medidas las cree necesarias porque en un momento de crisis económica que afecta a todo el continente, “seguramente tengamos que tirar juntos y pensar en europeo más allá de los intereses nacionales o particulares”, concluyó.