La Comisión Europea ha pedido que se retrase seis meses la entrada en vigor de las nuevas norma de IVA sobre comercio electrónico, con motivo de facilitar la transición justo cuando la pandemia está golpeando las economías de los países miembro de la Unión Europea.

Inicialmente, el nuevo paquete de medidas sobre el IVA aplicable al comercio electrónico estaba previsto para entrar en vigor el próximo 1 de enero y el colegio europeo de comisiarios ahora pide que se retrase su puesta en marcha el 2 de julio de 2021.

Con este retraso, la Comisión, que ya ha informado al Consejo y al Parlamento Europeo de esta necesidad, estima que los Estados miembros, así como los operadores de este sector tendrán más tiempo para prepararse para cumplir las nuevas normas fiscales, dada la actual situación de crisis sanitaria que se vive en el Viejo Continente.

La nueva norma sobre el IVA en operaciones de comercio electrónico tiene como objetivo principalmente simplificar las obligaciones fiscales del sector en sus actividades transfronterizas, un segmento cuyo crecimiento puede ser importante en los próximos ejercicios, así como asegurar que este impuesto de carácter finalista se paga de manera efectiva en el lugar de residencia del cliente último