El acceso irregular a las instalaciones portuarias pone en peligro la integridad física de muchas personas.

La persistencia de los problemas de seguridad que vienen causando las intrusiones de polizones en el puerto de Bilbao sigue generando gran preocupación entre las empresas de los diferentes sectores que integran la comunidad portuaria vizcaína.

Como han denunciado en reiteradas ocasiones diversos actores del puerto, el acceso irregular a las instalaciones portuarias, consideradas como una infraestructura crítica del sistema español de transporte, supone un problema grave, dado que los intrusos ponen en peligro su propia integridad física y la del resto de los trabajadores portuarios, obstaculizan la actividad de las empresas y causan problemas en las localidades aledañas, además de que pueden dañar la carga o provocar problemas de salubridad.

Entre otros, la Asociación de Consignatarios de Buques y Estibadores del Puerto de Bilbao ha analizado la situación existente actualmente en la última reunión de su junta directiva, celebrada esta misma semana.

A este respecto, las empresas del enclave vasco esperan que la adopción de nuevas medidas normativas y gubernativas, así como las acciones de seguridad que pudiera emprender la propia Autoridad Portuaria de Bilbao contribuyan a atajar el problema.

En este sentido, la asociación se ofrece a colaborar en las iniciativas de índole operativa o social dirigidas a los polizones que pongan en marcha los responsables del enclave portuario vizcaíno.