Después de batir un récord en 2018, la contratación de espacios logísticos en Barcelona ha seguido aumentado en el primer trimestre de 2019 hasta los 222.752 m², un 23% más que en el mismo periodo del año anterior, según datos de BNP Paribas Real Estate.

Las grandes operaciones llave en mano representan el 73% de la demanda. En total, en este trimestre se han registrado 15 contratos, tres menos que en el primero de 2018, aunque entre solamente dos suman el 61% del total de la contratación.

Se trata de la futura plataforma de Decathlon en la Zona Franca, de 93.000 m², y la instalación de DSV de 46.000 m² en la localidad de Molins de Rei, cerca del centro de Barcelona. La tasa de disponibilidad se ha situado en el 3%, siendo prácticamente nula en el arco local, aunque en la zona de la ZAL tampoco queda apenas suelo disponible para grandes proyectos.

La renta media en el arco local, regional y nacional se ha incrementado ligeramente respecto al trimestre anterior, con 4,85 euros/m²/mes, mientras que la renta ‘prime‘ se ha mantenido en 6,80 euros/m2/mes.

De cara al resto del año, la consultora prevé un aumento de la demanda de pequeñas y medianas superficies, así como una menor actividad en las grandes superficies. Esto está llevando a los propietarios de plataformas de más de 20.000 m² modulables a replantearse su estrategia comercial, ajustándose a la opción de las naves multicliente.