En el cuarto trimestre de 2020, la contratación se ha situado en los 100.415 m² en el mercado catalán, situándose el total anual en los 423.921 m2. Esta cifra está un 28% por debajo de la obtenida en 2019 y es la menor desde 2014, cuando se contrataron 340.628 m², aunque en gran parte se debe al impacto de la crisis sanitaria.

La falta de disponibilidad de naves modernas en zonas cercanas a Barcelona también ha afectado a los datos registrados, según explican desde la consultora Forcadell, que explica que todos los trimestres del 2020 registraron cifras inferiores a 2019.

En el último trimestre, el descenso se situó en un 18% respecto al ejercicio anterior, habiéndose cerrado un total de 18 operaciones. Ocho de ellas corresponden a la primera corona, con 37.359 m2, siete a la segunda corona, con 50.874 m², y otras tres a la tercera, con 12.182 m2.

cuadro contratacion logistica cataluña forcadell

La superficie media contratada ha sido de 6.144 m2, si bien en la primera corona ha alcanzado los 4.736 m2, en la segunda los 6.755 m2 y en la tercera los 7.122 m2. La superficie se incrementa a medida que se aleja el foco de Barcelona, pero lo más demandado son naves de 2.500 a 5.000 m².

El protagonismo de las naves de nueva construcción o ‘llaves en mano’ pone claramente de manifiesto la necesidad de incrementar y modernizar el parque logístico catalán.

Las cifras de contratación de stock nuevo han supuesto el 45% de la superficie contratada, con 191.717 m², de los cuales el 21% se encuentran en la primera corona, el 55% en la segunda y el 24% en la tercera.

Entre las operaciones más destacadas en el cuatro trimestre, se encuentran el alquiler de una plataforma llave en mano de 16.500 m2 para Amazon en Montcada i Reixac, o el alquiler de una nave de nueva construcción de 6.660 m2 en Parets del Vallés por parte de Grupo Barcelonesa.

En cuanto a rentas, se han mantenido en los 7 euros/m2 en zona prime, entre los 5 y 6 euros/m2 en la segunda corona y en torno a los 3,5 euros/m2 en la tercera corona. En zonas alejadas de Barcelona las propiedades son hoy más susceptibles a negociar rentas, pero no se prevén descensos a corto plazo.