Pese a que el transporte de mercancías se ha erigido durante esta crisis sanitaria en pieza clave para mantener el abastecimiento a la población de toda Europa, la situación también está provocando un parón cada vez más evidente de la actividad de las flotas europeas de transporte.

En este sentido, Webfleet Solutions ha analizado los movimientos de vehículos de sus clientes durante un período de seis semanas para evaluar el impacto que la pandemia del coronavirus ha tenido en las empresas del sector.

Se ha tomado como fecha de inicio el principio de las restricciones de movimiento determinadas por los gobiernos de cada país, definiéndose la naturaleza de estas medidas restrictivas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que podrían no cubrirse todas las medidas tomadas en cada país o por los gobiernos locales.

Así pues, en el caso de España, se ha detectado que la actividad del transporte es un 46% de la que sería habitual a estas alturas de un año normal.

En concreto, se detecta un fuerte descenso en los servicios en los cinco días posteriores a la instauración del estado de alarma, para, estabilizarse a partir de entonces con una ligera tendencia a la baja, que parece haberse roto con la llegada de abril.

Por lo que respecta a otros países, se da un panorama muy heterogéneo. De esta manera, mientras que Francia registra un 41% de la actividad de transporte normal, Alemania trabaja casi a pleno rendimiento, con un 88%.

De igual manera, el transporte de Reino Unido se mueve a un 54% de su ritmo habitual e Italia, a un 58%, mientras que los Países Bajos mantienen un 77% de su actividad habitual.

En cifras similares se mueven Polonia, con un 69%, Austria, con un 64%, y Bélgica, con un 62%, mientras que Suiza alcanza un 82% de su movimiento de mercancías por carretera normal.