vias de tren

Dos horas y cuarto es el tiempo de conexión por ferrocarril entre Vigo y Oporto gracias a la entrada en funcionamiento del primer tren directo que reducirá en una hora el trayecto entre estas dos grandes ciudades. 

De hecho, cuando se complete la electrificación de la línea y se solventen las incompatibilidades entre los sistemas ferroviarios español y luso, lo que está previsto para 2016, el viaje se reducirá hasta los 90 minutos. El nuevo servicio lanzadera entre Vigo y Oporto, cuya velocidad media ronda los 70 kilómetros por hora, suprime 15 paradas intermedias, tres de ellas del tramo español, y cuenta con dos frecuencias diarias.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, y el ministro portugués de Economía y Empleo, Álvaro Santos Pereira, han coincidido durante el acto de inauguración en destacar que esta línea es «un primer paso» en el trabajo emprendido por ambas administraciones por mejorar la comunicación a los dos lados de la frontera, y que incluirá el transporte de mercancías.

Pastor ha apuntado que la cuota actual de transporte de mercancías entre España y Portugal ronda el 4% del total de toneladas por kilómetro, y que la idea es llegar a la media europea mejorando las conexiones ferroviarias, aéreas y marítimas.

Santos Pereira ha hablado de «un momento importante» para las dos regiones, que cree se beneficiarán mutuamente en la dinamización del turismo, el comercio y las inversiones respectivas.