carga-de-cemento-en-el-puerto-de-bilbao

Las exportaciones de cemento y clínker llevan un año descendiendo.

La demanda de cemento ha registrado un incremento anual en mayo de un 9,3%, según los datos de la Agrupación de Fabricantes de Cemento de España.

Pese a que el dato raya casi un crecimiento de dos dígitos, también supone una caída de 1,2 puntos porcentuales con respecto al mes de abril

Durante el último año se han consumido en España 12,8 millones de toneladas de cemento, 1,1 millones de toneladas más que hace un año, lo que puede equiparse a las cifras que se registraban en 2013 y que, a juicio de la Agrupación, constituye la mitad de lo que debería ser un año con un nivel normal de actividad.

En este mismo sentido, el alto coste eléctrico, el resultado negativo de la subasta del servicio de interrumpibilidad y el alto precio de los derechos de emisiones lastran la competitividad industrial de la industria cementera española frente a otros países que cuentan con mejores costes.

Así pues, las exportaciones de cemento y clínker han acelerado su descenso, ya que mientras en abril perdían un 7,3%, ahora se colocan en el 8,5% para encadenar un año completo de caídas.

Por lo que respecta al consumo de cemento por destinos finales, el consumo en edificación continúa con el proceso de recuperación iniciado a mediados de 2015,  gracias, fundamentalmente, al crecimiento de la edificación residencial que registra un crecimiento del 22% en el primer trimestre de año, hasta superar los tres millones de toneladas.

La edificación no residencial, por su parte, también ha visto un crecimiento del 12% en el consumo de cemento, con lo que alcanza los 2,2 millones de toneladas.

La obra civil continua estable, con un peso del 52% en el mix y con el reparto del consumo por tipo de obra tan segmentado como en periodos anteriores. Así, las obras ferroviarias se sitúan en el 6%, mientras que las obras de urbanización, plazas y parques alcanzan el 18%, las canalizaciones también representan el 18% y los aeropuertos el 2%.

De igual modo, se ha registrado un 33% para carreteras y viales, un 15% para puertos, muelles y diques, un 1% para presas, embalses y pantanos y el 7% restante para otras obras civiles.