control de la DGT a furgonetas

Se prestará atención al mantenimiento de todos los elementos de seguridad del vehículo.

El riesgo de fallecer o resultar herido grave se duplica al comparar los accidentes ocurridos con vehículos de 10 a 15 años de antigüedad, en relación con los de menos de 5 años. De hecho, la antigüedad media de los vehículos en los que se desplazaban los fallecidos en carretera en los primeros seis meses de 2016 asciende a 14 años.

Preocupada por este asunto, la Dirección General de Tráco ha decidido incluir en el calendario anual de campañas una nueva dedicada exclusivamente a la vigilancia de las condiciones de los vehículos que circulan por las carreteras, que se ha iniciado este lunes 11 de julio y se prolongará hasta el domingo 17 de julio.

De este modo, a lo largo de la semana los agentes de la Agrupación de Tráco de la Guardia Civil y el resto de policías locales y autonómicos que se sumen prestarán especial atención al adecuado mantenimiento y puesta a punto de todos los elementos de seguridad del vehículo, desde los neumáticos y frenos hasta la señalización o el parabrisas.

Como en otras ocasiones, la Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos (ASPAYM) colaborará con la DGT concienciando a los conductores sobre el grave riesgo que supone circular con un vehículo en mal estado. En este caso, participarán en los controles de 22 provincias.

Según el último estudio realizado por Tráfico, en comparación con los turismos de hasta 4 años, el riesgo de fallecimiento es 1,6 veces superior en los turismos de 10 a 14 años y 2,2 veces superior en los turismos de 15 a 19 años. Teniendo en cuenta esta relación, el mantenimiento adecuado de todos los elementos de seguridad se convierte en imprescindible para combatir la siniestralidad.

Nuevas normas europeas

A nivel europeo, cada día mueren en las carreteras europeas más de cinco personas en accidentes causados por fallos técnicos. Por este motivo, la Comisión Europea pretende adoptar nuevas normas para reforzar el régimen de inspecciones y ampliar su alcance.

Entre ellas, destaca la inspección obligatoria en toda la Unión Europea de ciclomotores y motocicletas, que ya es obligatoria en España. Además, se plantean aumentar la frecuencia de las inspecciones técnicas para los vehículos más antiguos, así como para los automóviles y furgonetas con un kilometraje excepcionalmente alto.

También pretenden mejorar la calidad de las inspecciones mediante el establecimiento de unas normas mínimas comunes para las distintas deficiencias, para el equipo y para los inspectores. Por último, se han fijado como objetivo el control obligatorio de los componentes de seguridad electrónicos y la lucha contra la manipulación fraudulenta de los cuentakilómetros.