Cómo es la accidentalidad de las furgonetas

La accidentalidad de las furgonetas es cada vez menor.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha llevado a cabo durante los días 16 y 17 de junio un campaña especial donde ha intensificado los controles a furgonetas, furgones, vehículos mixtos adaptables y derivados de turismo, en la que se han establecido más de 500 puntos de control en las carreteras, especialmente en las convencionales y en zonas próximas a polígonos industriales y lugares de carga y descarga.

Entre las razones expuestas desde la DGT se encuentra la crítica por parte de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, que defiende que estos vehículos son frecuentemente utilizados como si fuesen turismos, recordando que, aunque se conduzcan con el mismo permiso, se deben tener en cuenta las características especiales de los vehículos comerciales. 

Por ello, 3.500 agentes de la Agrupación de Tráfico, 500 de ellos pertenecientes a la especialidad de Transporte han comprobado durante estos dos días la velocidad, la documentación, la carga transportada, así como controles de alcohol o drogas en sangre y o si se ha pasado la correspondiente ITV.

Las diferentes características, tanto dinámicas como de utilización entre furgonetas y turismos, hace que ambos vehículos sean muy diferentes en cuanto a conducción y accidentalidad. Por esta razón, las velocidades máximas a las que pueden circular los vehículos comerciales son menores, tal y como se recoge en el art. 48 del Reglamento de Circulación.

Los vehículos derivados de turismo y vehículos mixtos adaptables pueden circular por autopistas y autovías a 100 km/h, por vía convencional con 1,5 m de arcén a 90km/h y en el resto vías fuera de poblado a 80 km/h. Los furgones, utilizados para el transporte rápido de mercancías, tendrá su velocidad máxima 10 km por debajo del límite establecido para los anteriores.

Parecidos pero muy diferentes

La normativa aplicada a los vehículos industriales no afecta a los comerciales aunque se usen con fines comerciales. Al no llevar tacógrafos ni limitadores de velocidad, los conductores no están sometidos a un control estricto de los agentes. 

Estadísticas de la accidentalidad de las furgonetas

La mitad de los accidentes donde una furgoneta está implicada se producen en vías urbanas.

Además, el peso total del vehículo duplica o triplica el de un turismo, lo que afecta a la conducción y que no siempre se tiene en cuenta. Por otra parte, al ser más altos que estos, son más inestables y sensibles a los vientos laterales.

Vital es también para la seguridad una correcta sujeción de la carga en caso de accidente. Por lo que hay que sujetarla y distribuirla uniformemente, colocando los objetos de mayor peso sobre la plataforma interior, entre los dos ejes.

Antigüedad del parque

Actualmente, el 41% del parque de furgonetas tiene una antigüedad de más de 15 años en España, por lo que el adecuado mantenimiento y la revisión periódica también es esencial. Además, cabe recordar que los furgones con más de 10 años de antigüedad deben pasar la ITV cada seis meses.

El proyecto de investigación Furgoseg sobre accidentes de tráfico con implicación de furgonetas en el periodo 2008-2011 ya constató que las ITV desfavorables de este tipo de vehículos doblaban a la de los turismos, principalmente por los sistemas de rodadura, neumáticos y suspensión.

[youtube video=»M8AmUamlig0″ ancho=»480″ alto=»300″]