La DGT incrementa los controles en las carreteras

La DGT intensificará desde el 21 hasta el 27 de octubre los controles en las carreteras secundarias, donde fallecieron el pasado años 1.144 personas, a pesar de que el número de fallecidos en carreteras convencionales se redujo un 10%. Esto supone que el 78% de los 1.442 usuarios que perdieron la vida en vías interurbanas lo hicieron vías convencionales. Las carreteras convencionales en España constituyen el 90% de las vías interurbanas.

La campaña trata de llamar la atención de los conductores sobre la singularidad que tienen este tipo de carreteras. Son vías que no disponen de una separación física de ambos sentidos de circulación y, por tanto, más peligrosas y con mayor accidentalidad registrada.

Durante los siete días de duración de la campaña los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, así como las diversas policías locales, vigilarán que los conductores cumplen las normas de circulación.

El año pasado, se produjeron en este tipo de vías 26.698 accidentes con víctimas, en los que fallecieron 1.144 personas y 39.979 resultaron heridas. Estos datos hacen que los objetivos prioritarios de la Estrategia de Seguridad Vial 2010-2020 cobren mayor relevancia.

Estadística preocupante 

El índice de mortalidad en accidente de tráfico en las carreteras convencionales es de 2,6, mayor que en autopistas (1,8) o en autovía (2,2). Las carreteras secundarias registraron el pasado año el 76% de los accidentes con víctimas.

Fueron 444 las personas que fallecieron en vías secundarias por accidentes cuyos vehículos se salieron de la vía. Además, se registraron 213 fallecidos en colisiones frontales y 190 en colisiones frontolaterales.

En el caso de los peatones, fallecieron 110 en este tipo de vías. Casi la mitad había cometido alguna infracción en el momento del accidente, como irrumpir en la calzada o cruzar la vía antirreglamentariamente.