El 90% de las decisiones que un conductor toma al volante vienen dadas por la visión, por lo que un importante número de accidentes tienen como causa algún problema de este tipo.

Según un estudio de la Asociación Visión y Vida realizado en julio, el 59,4% de las personas no se ha revisado la visión en el último año y el 28,5% no lo ha hecho en los últimos dos años.

Además, el confinamiento ha tenido una consecuencia directa en la visión, pues seis de cada diez adultos tienen peor visión ahora que antes, mientras que de los jóvenes son ocho de cada diez.

Por ello, Essilor, como representante del sector óptico y de la salud visual, y la Fundación para la Seguridad Vial, Fesvial, se han reunido con la Dirección General de Tráfico para explorar vías conjuntas para reducir la siniestralidad e incrementar la seguridad en la carretera.

Durante el encuentro, se han puesto sobre la mesa factores clave como la concienciación y la prevención a través de acciones concretas, como la necesidad de mejorar la salud visual de los conductores.

En este sentido, es importante trasladar a la población que, para sentarse al volante, debe hacerlo en plenitud de facultades tanto físicas como mentales, y eso pasa también por la visión.

Tras firmar un acuerdo a nivel nacional con la Federación Internacional del Automóvil en 2018, Essilor España incorporó como aliados en 2019 a Fesvial y al Intras de la Universidad de Valencia a su campaña ‘La seguridad vial empieza por una buena visión’.

Junto a ellos, se llevó a cabo el macroestudio ‘Visión y Conducción’ entre más de 4.000 conductores, que demostró que ocho millones de españoles no ven con nitidez en la carretera. Por este motivo, es importante no bajar la guardia y seguir concienciando de la importancia de una buena salud visual a toda la sociedad.