La sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que declaró ilegales los peajes a camiones en las carreteras guipuzcoanas ha generado entre los diputados forales guipuzcoanos las primeras dudas en relación con la legalidad del sistema actual de peajes para camiones existentes en las carreteras de esta demarcación vasca.

Con el fin de mantener esta viñeta, la Diputación Foral tramita una serie de cambios centrados en establecer dos nuevos pórticos de control de pago del peaje (en Astigarraga y en Andoaín) y ampliando el tramo sujeto al canon, para tratar, como destaca Fenadismer en un comunicado, «de camuflar el carácter discriminatorio de la actual regulación del peaje» y con vistas a que esté en funcionamiento desde comienzos de 2019.

Sin embargo, pese a que este impuesto sí que tuvo el apoyo de todos los grupos políticos en su momento inicial, ahora tanto el Partido Popular como EH Bildu han presentado enmiendas a la totalidad en el Pleno de la Diputación celebrado esta semana contra los cambios con los que la administración provincial vasca quiere evitar un pronunciamiento desfavorable del Tribunal Supremo en el recurso de casación aún por dilucidar.

Pese a la oposición de ambos grupos políticos, es previsible que la reforma de los peajes para camiones de Guipúzcoa salga adelante en noviembre con los apoyos de PNV y PSE y comience a aplicarse, como estaba previsto, a partir de enero.