lineales en un supermercado del grupo Bonpreu

Las ventas de hipermercados, supermercados y cash & carry alcanzarán los 108.000 millones de euros en la península ibérica.

Las ventas globales de los hipermercados, supermercados y establecimientos de cash & carry en España y Portugal crecerán un 2,3% este año, tras alcanzar los 105.615 millones de euros en 2017, un 3,2% más que en 2016, y seguirán ralentizándose con sendos incrementos de menos de un 2% para 2019 y 2020, según un análisis efectuado por DBK.

La facturación de estas tiendas en España se ha colocado durante 2017 en los 89.730 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 3%, mientras que en el mercado portugués se ha incrementado un 4,5%, hasta los 15.885 millones.

Los supermercados y autoservicios crecieron por encima del conjunto del sector, con un ascenso de ventas del 3,8% en el año, hasta los 82.715 millones de euros en el global del mercado ibérico.

Los hipermercados, por su parte, redujeron su penetración en el mercado, con un volumen de cifra de negocio de 17.255 millones de euros, un 0,6% más que en 2016, mientras que el positivo comportamiento de la demanda en el sector de la restauración propició un incremento de la facturación de los establecimientos cash & carry, elevándose a 5.645 millones de euros, lo que implica un crecimiento anual de un 3,3%.

Ralentización de la economía

La actividad en el sector estará marcada a corto plazo por la ralentización del crecimiento de las economías española y portuguesa, y en particular del consumo de los hogares. En este contexto, las empresas se enfrentan a un marco de creciente competencia, lo que anticipa una mayor presión sobre sus márgenes comerciales.

Para el cierre de 2018 se estima un volumen de negocio de 108.000 millones de euros en la península ibérica, un 2,3% anual más que en 2017, mientras que para los dos próximos años se prevén variaciones inferiores al 2%. Así mismo, el análisis estima que a corto plazo se mantendrá la expansión del formato de proximidad, debido a la tendencia de los consumidores a realizar compras más frecuentes y de menor importe.

De igual modo, en la evolución de este segmento en los próximos años también estará marcada por la ampliación de la oferta de productos frescos y platos preparados, el desarrollo de nuevos canales de comunicación digitales y la optimización logística para reducir costes y plazos de entrega de los pedidos on-line.