El 92,8% de las veces que los consumidores españoles fueron al supermercado en marzo encontraron el producto que buscaban. Así lo indica el Barómetro OSA, impulsado por Aecoc y Nielsen, que ha analizado la respuesta de la cadena agroalimentaria al incremento de la demanda y el acaparamiento de productos básicos en las primeras semanas de la alerta sanitaria.

El informe muestra cómo, a pesar de la excepcionalidad de la situación, el índice de disponibilidad de productos fue solamente 2,8 puntos inferior a la tasa registrada en marzo del 2019. El 13 de marzo, justo el viernes anterior al inicio del confinamiento, fue el día de mayor demanda, con un crecimiento del 179% en las ventas de los distribuidores.

Durante el fin de semana, la disponibilidad de productos se redujo hasta el 90% para remontar en los días posteriores y estabilizarse cerca del 93% durante las siguientes semanas. Estos datos sitúan a la distribución española como la que mejor ha respondido al incremento de la demanda en Europa durante el mes de marzo.

Su modelo de proximidad ha sido capaz de mantener un abastecimiento continuado incluso cuando la frecuencia de reposición ha aumentado. Si el ‘fuera de stock’ en España alcanzó el 7%, países como Italia y Bélgica registraron picos cercanos al 12%, mientras que en Francia la falta de productos en los lineales llegó a rozar el 18% en los primeros días.

La distribución española también sale airosa en su comparación con las potencias mundiales del retail, con una evolución del índice muy similar a la de Canadá durante toda la crisis y una respuesta mucho mejor a la de Australia, que llegó al 20% de falta de stock.