Alemania implantará nuevos peajes para los transportistas a partir de agosto

El "fenómeno masivo" de dumping social que "es un verdadero estigma en el sector del transporte por carretera".

El lunes 26 de enero, la Federación de trabajadores del transporte de la Unión Europea, ha emitido una declaración apoyando «plenamente» la aplicación del salario mínimo a la actividad del transporte por carretera adoptado por Alemania, u otras medidas similares, como las de Francia y Bélgica, «en ausencia de soluciones eficaces y de alcance europeo». Desde CCOO se ha secundado esta declaración y ha exigido un plan coordinado contra el dumping social en este sector.

A partir de 1 de enero 2015 entró en vigor el salario mínimo en Alemania, aplicable igualmente a todas las operaciones de transporte por carretera, incluido el tránsito a través del territorio alemán. Esto ha despertado «cierta preocupación en la industria y en algunos Estados Miembros» respecto a la aplicación del salario mínimo en las operaciones en tránsito de transporte por carretera y la propia Comisión Europea se encuentra examinando estas preocupaciones.

En este sentido, la ETF ha subrayado que en lo concerniente a lo que deben aplicar individualmente los Estados Miembros a las operaciones de transporte por carretera, están bajo el ámbito de la Directiva 96/71/CE, sobre desplazamiento de trabajadores, y el Reglamento (CE) nº 593/2008 (Roma I), ya sean de cabotaje, transporte internacional o transporte combinado.

Con respecto a la aplicación del salario mínimo para las operaciones de transporte por carretera, la ETF ha recordado que esto forma parte de un conjunto de medidas adoptadas por el gobierno alemán con el fin de abordar el «fenómeno masivo» de dumping social que «es un verdadero estigma en el sector del transporte por carretera».

Así, ha instado a la Comisión Europea a tomar medidas para mejorar sustancialmente la «crítica situación laboral y social en el sector» ya que, hasta ese momento, los gobiernos de los Estados Miembros seguirán buscando soluciones nacionales para abordar el fraude social en el transporte por carretera, así como soluciones para hacer cumplir las normas comunitarias, como la Directiva sobre desplazamiento de trabajadores y Reglamento Roma I para actividades de carretera.

La ETF representa a más de 2,5 millones de trabajadores del transporte, del que forman parte 243 sindicatos del transporte y 41 países europeos, en los sectores del transporte por carretera, ferrocarril, el transporte marítimo, la navegación interior, la aviación civil, los puertos, el turismo y la pesca.