Los costes de personal en el sector del transporte marítimo han aumentado ligeramente durante los últimos 12 meses, debido principalmente a la escasez de profesionales, y se prevé que crezcan a un ritmo similar durante los próximos cinco años.

El último informe al respecto de la consultora Drewry refleja un ascenso por segundo año consecutivo en 2019, aunque el ritmo de crecimiento sigue siendo moderado y todavía está por debajo de la tasa de inflación.

Mientras tanto, el déficit en cuanto a la mano de obra disponible respecto a la demanda ha ido equilibrándose y se espera que incluso llegue a haber un pequeño superávit de cara a 2024, aunque los precios seguirán en un nivel elevado.

Generalmente los salarios más altos se concentran en sectores en pleno crecimiento, como el del GNL. Además, en algunos rangos o niveles de experiencia, como los de oficial superior o segundos ingenieros, la oferta es mucho más limitada que para el mercado laboral en general.

Los salarios de los servicios marítimos deben ser más competitivos que los de los servicios en tierra, lo que permitiría en última instancia seguir atrayendo a jóvenes hacia la profesión. Además, el mercado sigue siendo muy inestable y las perspectivas económicas demasiado inciertas, con un gran riesgo de recesión.

Crecimiento de los salarios por debajo del IPC

Por lo tanto, a pesar de los aumentos de salarios progresivos planificados en los convenios colectivos, Drewry cree que la inflación salarial de los trabajadores del mar se mantendrá muy por debajo del IPC en los próximos cinco años. Además, la presión para reducir los costes, combinada con la mejora de las condiciones de los puestos más elevados, acabará con los intentos de incrementar los salarios.

En cualquier caso, los costes de personal de los buques portacontenedores aumentarán a un ritmo menor, pero en sectores como los del Gas Natural Licuado o los productos químicos, donde existe mayor competencia por la falta de personal especializado, se espera un mayor incremento.