GNL suministro electricidad puerto Barcelona

Gravar la electricidad supone una fuerte barrera para la adopción de sistemas eléctricos en el ámbito marítimo.

El Comité de Transporte del Parlamento Europeo ha dado su apoyo a una iniciativa para retirar los impuestos al suministro de energía eléctrica a los buques en los puertos durante su atraque.

La propuesta, procedente de un miembro del Partido Socialista Europeo, aboga por el desarrollo de una infraestructura para los combustibles alternativos en la Unión Europea y señala que estos impuestos tienen un fuerte impacto en su competitividad.

La Organización de Puertos Marítimos Europeos, Espo, ha valorado esta votación y entiende que gravar la electricidad ha supuesto una fuerte barrera para la adopción de sistemas eléctricos en el ámbito marítimo.

Normalmente, la electricidad producida por la combustión de combustibles marítimos en los buques está libre de impuestos. Sin embargo, cuando las embarcaciones atracadas se enchufan a la corriente en los puertos, han de pagar una serie de tasas por el uso de la electricidad.

Destaca el caso de Suecia, Alemania y Dinamarca, que están aplicando de forma temporal unas tarifas reducidas, amparándose en la Directiva de Tasas de la Energía. Desde la Espo, aseguran una exención permanente para todos los países europeos del pago de esta clase de impuestos sería lo más adecuado.

Infraestructuras en desuso

Los puertos europeos están invirtiendo grandes cantidades en el desarrollo de sus infraestructuras para el suministro eléctrico, pero los recargos tan elevados que han de pagar los buques por enchufarse a la corriente están provocando que estas instalaciones permanezcan en desuso.

La aprobación definitiva a nivel europeo permitiría eliminar una gran desventaja en el uso de la electricidad y permitiría por fin que los puertos y las comunidades cercanas pudieran aprovechar los beneficios medioambientales de unas inversiones tan costosas.

La instalación de esta clase de infraestructuras contribuirá a mejorar la calidad del aire y permitirá a la Unión Europea alcanzar sus objetivos en cuanto al cambio climático. Por encima de esto, es importante destacar que se conseguirían reducir los ruidos de los buques durante el periodo que permanecen atracados.

En la Organización, esperan que la Comisión Europea, los gobiernos de los Estados Miembros y los departamentos ministeriales encargados de aplicar estas tasas capten el mensaje y actúen en consecuencia.