La exportación española de frutas y hortalizas frescas ha totalizado 6,1 millones de toneladas entre enero y mayo, lo que supone una caída del 2%. En valor, se han alcanzado los 7.485 millones, un 11% más, según datos del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales recogidos por Fepex.

De esta cantidad, tres millones de toneladas corresponden a las hortalizas, que han caído un 2,5%, con un valor de 3.406 millones, un 5% más. Mientras, las frutas exportadas han llegado a los 3,1 millones, con un valor de 4.058 millones, un 16% más.

En el mes de mayo, que es el último del que se tienen datos, se ha registrado un descenso en el volumen de la exportación hortofrutícola del 16% en volumen y del 5% en valor, totalizando un millón de toneladas y 1.426 millones de euros.

La exportación de frutas en mayo ha retrocedido un 15% hasta las 678.152 toneladas, mientras que el valor se ha reducido un 10%, situándose en 1.004 millones de euros. Las ventas de sandía, la fruta más exportada en el mes de mayo, descendieron un 10% en volumen, totalizando 148.724 toneladas, mientras que el valor obtenido creció un 41% totalizando 112 millones de euros.

La exportación de hortalizas se ha reducido un 16,5%, mientras en valor ha caído un 6%, totalizando 389.984 toneladas y 422 millones de euros. Destaca el descenso del 29% en los envíos de tomate, con 38.805 toneladas, y del 24% en los de pimiento, con 33.796 toneladas.

El notable descenso de la exportación de frutas y hortalizas se ha debido, en gran medida, al incremento del consumo nacional impulsado por el coronavirus y el confinamiento, así como al desarrollo negativo de algunas campañas, como la cereza.