Los gruistas de auxilio en carretera dejan de atender un 19% de los servicios en las zonas rurales por la falta de rentabilidad que causan la falta de conductores de grúa y los elevados costes de puesta a disposición para este tipo de recorridos, según Fenadismer.

La situación ha supuesto, según se calcula, la desatención de más de 120.000 servicios de auxilio en lo que va de verano, especialmente en las dos Castillas, Aragón, Cataluña y varios puntos de la cornisa cantábrica.

En este mismo sentido, la Alianza Nacional de Auxilio en Carretera señala que los costes que soportan estas empresas hacen inviable la prestación de servicios de asistencia en carretera debido a la que consideran insuficiente retribución a las grúas por kilómetros realizados en trayectos de medio y largo recorrido.

De igual modo, la ocupación de los conductores durante un tiempo excesivo para realizar dichos servicios y su escasa retribución imposibilita la rentabilización de los mismos, como indica la entidad.

Además, los gruistas también apuntan que cubren servicios fuera de las zonas que tienen asignadas y que sus clientes priman sus intereses comerciales sobre la seguridad vial y la pronta retirada de los vehículos accidentados o siniestrados en las vías.

En este contexto, tras unas primeras reuniones con estas entidades, la Alianza confía en poder retomar la agenda de trabajo con carácter inminente para encontrar una solución.

Por otra parte, la organización tiene convocadas esta semana varias reuniones internas para continuar primando el diálogo y acuerdos y evitar que aumente la conflictividad y malestar en el sector.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110