A lo largo del año 2020, la flota mundial de contenedores ha crecido un 2,9%, lo que supone el nivel más bajo desde 2016. En total, la capacidad ha alcanzado los 23,9 millones de TEUs, mientras que un año antes se encontraba en los 23,2 millones, según los datos de Alphaliner.

El incremento de la capacidad ha estado por debajo de las previsiones que se habían hecho a principios de año, marcando por primera vez un crecimiento por debajo del 3% desde 2016, cuando se mantuvo en el 1,8%. Por ejemplo, en el año 2019, la flota aumentó un 4%.

Las entregas de buques han sido el motivo principal, pues la nueva capacidad que ha entrado en el mercado se ha reducido un 21%, con solamente 134 unidades que sumaban 839.842 TEUs. Aunque las entregas han estado por encima de los niveles de desguace por tercer año consecutivo, siguen estando muy por debajo de los 1.74 millones de TEUs de 2015.

Sin embargo, a pesar de los temores a un colapso del mercado con motivo de la pandemia del Covid-19, el año 2020 ha finalizado con un incremento significativo en los pedidos de buques. En concreto, se ha registrado una disminución del 29,6% en los TEUs contratados, hasta los 1.015.838, que equivalen a 98 unidades.

En comparación con los buques entregados, cuyo tamaño se ha reducido, la media de los buques encargados ha pasado de los 8.080 TEUs en 2019 a los 9.325 en 2020.

CFI frente a precio bunkering

La reticencia de los propietarios a hacer nuevos pedidos en tiempos de incertidumbre ha hecho que el ratio de buques en cartera respecto a la flota llegase a su nivel más bajo en 20 años, situándose en el 8,2% en octubre. En cualquier caso, en el último trimestre, se han realizado varios pedidos importantes, que han empujado la cifra por encima del 10%. 

En cuanto a la demolición de buques, el mercado no ha variado mucho respecto a 2019, reduciéndose apenas un 1% hasta los 205.447 TEUs, pues una vez que las tasas spot empezaron a aumentar en el mes de junio, los propietarios ya no tenían motivos para retirar capacidad.

Gestión de las navieras

En general, 2020 ha sido un año de altibajos para el mercado del transporte de contenedores, pues a pesar de la crisis sanitaria, las navieras pudieron incrementar sus ingresos gracias a su gestión de la capacidad.

Para finales de año, la flota inactiva se situaba en los 230.000 TEUs, lo que representa una caída del 83% respecto al año anterior. En cuanto a las tasas, la media del Índice de Carga Contenerizada de Shanghái se ha situado un 30,8% por encima del nivel de 2019.

A final de año, se encontraba un 243% por encima del nivel del mismo periodo de 2019, alcanzando un récord el 31 de diciembre tras llegar a los 2.783 puntos. De igual modo, el Índice de Fletes de Buques de Alphaliner se ha situado de media un 5,5% más alto, pero para finales de diciembre, estaba un 46% por encima del nivel del año anterior.

Los precios del combustible han jugado un papel clave a lo largo del año, pues los costes operativos de las navieras se han reducido significativamente. Esto también ha contribuido a que lograsen más beneficios desde el segundo trimestre.

Los datos de finales de 2020 muestran que los precios están otra vez al alza, aunque tanto el HFO como el VLSFO se mantienen en niveles más bajos que antes de la crisis sanitaria.