Puerto de Castellón vista aérea

Actualmente la deuda se está reestructurando y se devolverá al menos en siete años.

La Fundación PortCastelló ha logrado la estabilidad financiera gracias a la contención del gasto, la incorporación de nuevos patronos y entidades asociadas y a la rentabilización de sus servicios, según ha informado el Patronato de la entidad en la reunión mantenida para hacer balance de año y aprobar los presupuestos de 2017.

En 2015, la fundación tenía facturas impagadas de años anteriores por un valor aproximado de 60.000 euros y no contaba con posibilidad de hacer frente a la deuda ni con consignación presupuestaria, tesorería o póliza de crédito para las demoras.

Su deuda financiera ascendía a 300.000 euros, como consecuencia de un gasto corriente por encima de lo presupuestado. Además, tenía que empezar a devolverse en diciembre de 2015 durante un periodo de cuatro años, lo que hubiera hecho inviable la fundación.

No obstante, en 2016 la entidad ha pagado las deudas de años anteriores y actualmente los pagos se realizan sin retrasos, gracias a la negación de la Autoridad Portuaria de Castellón, que logró que el presente año se entendiera como un año de carencia para devolver la amortización.

Así, actualmente la deuda se está reestructurando y se devolverá al menos en siete años. Asimismo, se prevé cerrar el ejercicio de 2016 con un superávit de 70.000 euros. Con las medidas adoptadas, se da por estabilizada la situación financiera de la entidad.

Presupuestos para 2017

Durante la reunión también se ha aprobado el presupuesto de 2017, que se eleva a 347.875 euros, lo que supone un 14% menos que en 2016, con un descenso aproximado de 57.000 euros. Es la cantidad que PortCastelló ha tenido que asumir en 2016 en materia de facturas impagadas de años anteriores, motivo por el que el presupuesto real para acometer acciones durante el próximo año «no se reduce».

Asimismo, se ha aprobado el plan de actividades para 2017, que incluirá la promoción de tráficos en los sectores turístico, cerámico, logístico, energético y agroalimentario, así como la promoción del puerto y la intermodalidad, y por último, la promoción del litoral.