La transición hacia vehículos cero emisiones, en el segmento de vehículos comerciales destinados a una actividad en auge como es el de las entregas de reparto de última milla o «last mile» parece acelerarse a pasos agigantados.

Ford ha presentado este jueves la nueva E-Transit, con un motor totalmente eléctrico, y un montón de innovaciones tecnológicas, como parte de la estrategia del fabricante de «alcanzar neutralidad de carbono a escala mundial de aquí a 2050″, según ha dicho Jim Farley, presidente de Ford. Un cambio que se inició con la Transit Custom Plug-In Hybrid (PHEV) y EcoBlue Hybrid (mHEV).

En Europa, Ford lleva testando tecnologías para vehículos comerciales electrificados desde 2018 en Londres, Colonia, Valencia y Ankara. Los conocimientos adquiridos, incluyendo los relacionados con la utilización de los vehículos por parte de los usuarios y sus hábitos de carga, se han utilizado en el desarrollo de la E-Transit y sus servicios.

La nueva E-Transit, que llegará a los clientes europeos a principios de 2022, desde la planta de Ford en Otosan Kocaeli, en Turquía, en una línea de producción específica. La inversión global de Ford en electrificación, supondrá más de 11.500 millones de dólares hasta el 2022.

En Europa, la oferta de lanzamiento incluirá kilometraje ilimitado de un año de duración, a lo que se sumará al paquete de garantía de ocho años y 160.000 km para la batería y los componentes eléctricos de alta tensión. A partir de 2021 Ford tiene previsto ofrecer a sus clientes de flotas, la posibilidad de realizar pruebas de la E-Transit en los principales mercados europeos.

Autonomía y soluciones de carga

Con una batería con una capacidad de 67 kWh, la nueva furgoneta ‘full electric‘ de Ford ofrece una autonomía estimada de hasta 350 km en el ciclo combinado WLTP, que se estima suficiente para satisfacer las necesidades diarias, y con capacidad adicional suficiente ante las posibles variaciones de la carga del vehículo y las condiciones meteorológicas.

En cuanto a la recarga, se contemplan varias opciones, según se realice en el propio domicilio, en el lugar de trabajo o en la carretera. Así está disponible la carga con corriente alterna  con el cargador de a bordo de 11,3 kW del vehículo es capaz de llenar el 100% de la batería en 8,2 horas, mientras que con un cargador rápido de corriente contínua de hasta 115 Kw, se podrá recargar la batería del 15 al 80% en unos 34 minutos.

La E-Transit se posiciona como vehículo de reparto para entornos urbanos, rutas de conducción fijas y entregas dentro de zonas urbanas de cero emisiones, con unos modos de conducción diseñados a la medida de su motor eléctrico. De los tres modos de conducción disponibles, Normal, Slippery y Eco, el modo Eco, que limita la velocidad máxima, regula la aceleración y optimiza el control de la temperatura interior para maximizar la autonomía, puede reducir hasta en un 8-10% el gasto energético, cuando se circula sin carga y con una aceleración enérgica o a velocidades de autopista, según datos de Ford.

Además cuenta con Pre-Acondicionamiento Programado, que permite ajustar el sistema de climatización y elegir la temperatura para el habitáculo mientras el vehículo está todavía en carga, asegurando la máxima autonomía posible. Los costes de mantenimiento se reducen en aproximadamente un 40% en comparación con los modelos con motores de combustión interna.

Con la opción Pro Power Onboard, se podrá utilizar la furgoneta como fuente de energía para la recarga de herramientas y equipos tanto en el sitio en el que se está trabajando como durante los trayectos, con una potencia de hasta 2,3 kW.

Conectividad y tecnologías de asistencia a la conducción

En cuanto a la conectividad, de gran interés para un uso profesional, el módem FordPass Connect5, que se incluirá de serie, ofrece a través de Ford Telematics la conectividad perfecta para la gestión y optimización de una flota de vehículos eléctricos.

Se introduce asimismo un sistema de comunicación y entretenimiento SYNC 46 para vehículos comerciales, con una pantalla táctil de serie de 12 pulgadas, además de un sistema de reconocimiento de voz mejorado y con disponibilidad de una optimizada navegación en la nube.

En carretera, los usuarios podrán beneficiarse de tecnologías de asistencia a la conducción, como el reconocimiento de señales de Tráfico y la limitación de velocidad inteligente. También estarán disponibles el asistente de precolisión, el detector de ángulos muertos con alerta y asistencia de cambio de carril y una cámara de 360º con asistencia a la frenada marcha atrás, que junto con el control de crucero adaptativo inteligente contribuirán a reducir el riesgo de accidentes.

Máxima capacidad de carga

Con el fin de ofrecer una capacidad de carga sin límites, el paquete de baterías se sitúan bajo la carrocería, proporcionando de 9,5 a 15,1 m³ de espacio de carga, el mismo volumen que la Transit diésel de tracción trasera.

Se ha rediseñado la transmisión y el sistema de suspensión trasera para optimizar el espacio de carga, creando un sistema de suspensión de alta resistencia con brazos semiarrastrados que permite una mayor precisión de la dirección y un manejo del vehículo más seguro, además de un mejor agarre tanto en condiciones de carga como en vacío.

La E-Transit que se comercializará en Europa ofrecerá una carga útil de hasta 1.616 kg para la versión furgón, y de hasta 1.967 kg para los modelos de chasis cabina. El motor eléctrico del vehículo tiene una potencia máxima de 198 kW (269 PS) y 430 Nm de par, lo que lo convierte en el bloque más potente de todas las furgonetas eléctricas que se venden en Europa.

En cuanto a las configuraciones disponibles, la E-Transit para el mercado europeo estará disponible en una amplia oferta de hasta 25 configuraciones, en versión furgón, doble cabina y chasis cabina, con múltiples variantes de longitud y altura del techo, y una gama de opciones de masa máxima autorizada del vehículo de de 3,5 a 4,25 toneladas, para abarcar así toda la amplia variedad de necesidades de los clientes.