El uso de dispositivos electrónicos para alterar las lecturas de los tacógrafos implica la comisión de un grave delito, además de un daño de gran calado contra la seguridad vial, en primer lugar, y, después, contra un mercado en el que otras compañías compiten cumpliendo estrictamente lo que marca la ley.

Recientemente, la Guardia Civil de Tráfico de Valladolid ha localizado en un camión un dispositivo para manipular fraudulentamente los datos que recoge el tacógrafo durante un control llevado a cabo en la localidad pucelana de Fompedraza.

En sus labores de vigilancia, agentes de Tráfico realizaron al hallazgo al verificar una anomalía mientras llevaban a cabo la comprobación del disco del tacógrafo.

De esta manera se detectó que el tacógrafo registraba un período de descanso cuando el vehículo había estado en circulación, por lo que durante el registro del interior del camión, se encontró un mando a distancia y un dispositivo añadido al sistema electrónico que anulaba todos los sensores de registro del aparato, impidiendo la lectura de distancias, velocidades y tiempos de conducción.

Ante este hecho, los agentes de la Guardia Civil de Tráfico de Valladolid imputan al conductor del camión un supuesto delito de falsedad documental al manipular fraudulentamente los registros oficiales que genera el tacógrafo y remitieron las correspondientes diligencias al Juzgado de Instrucción de guardia de Valladolid.