El diésel se establece como opción rentable para el medio ambiente y el sector transporte

El margen de las distribuidoras en el gasóleo se sitúa en 17,7 céntimos en España.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac, ha respondido a las últimas manifestaciones políticas en contra del diésel, que «no responden a la realidad actual de esta tecnología y son perjudiciales, tanto para las ventas y para los consumidores como para la consolidación y transformación tecnológica de las fábricas españolas«.

Las últimas declaraciones por parte de miembros del Gobierno están generando incertidumbre entre los ciudadanos y debilitando las ventas de vehículos diésel. Sin embargo, el problema real no es este combustible sino el envejecimiento del parque automovilístico, tal y como denuncian en Anfac.

Desde la Asociación, han pedido diálogo al Ejecutivo, así como un nuevo enfoque ante esta situación, que requiere «una fiscalidad nueva y más verde que fomente la renovación del parque«. También es preciso armonizar las políticas de movilidad en todo el territorio e impulsar el uso de vehículos de cero y bajas emisiones.

Una subida de los impuestos al gasóleo no puede estar justificada, para los fabricantes, por su potencial contaminante, puesto que los nuevos diésel generan hasta un 84% menos de emisiones NOx y un 90% menos de partículas que los automóviles de más de 15 años de antigüedad.

Los nuevos filtros de partículas, los catalizadores, la mejora de la aerodinámica y los sistemas de propulsión están contribuyendo a conseguir cada vez mayores reducciones, siendo actualmente las emisiones similares a las de los vehículos de gasolina.

Menor cuota de mercado

Gracias a las exigencias introducidas por los nuevos reglamentos WLTP y RDE, las emisiones de los vehículos son más bajas, pero la situación actual está generando incertidumbre entre los que acaban de adquirir un diésel y los que piensan comprar uno.

Ya ha perdido seis puntos porcentuales de cuota de mercado en 2018, mientras que los gasolina han ganado cinco pese a generar mayores emisiones de CO2, lo que según Anfac, impacta contra los objetivos de reducción y dificulta la lucha contra el cambio climático.

Todo esto está afectando a las plantas de fabricación, puesto que los picos actuales en la demanda están teniendo un fuerte impacto en su planificación, inversiones y acuerdos con proveedores, con la consecuente reducción de su competitividad.

Para la Asociación, es fundamental que se activen los programas Movalt y Vea para estimular la demanda de vehículos alternativos y mejorar los sistemas de propulsión que utilizan combustibles fósiles para reducir su impacto ambiental. España ha recibido, para los próximos 18 meses, adjudicaciones de 15 nuevos modelos, de los que la mitad cuentan con versiones híbridas, eléctricas o a gas.