España se sitúa a la cola de Europa en penetración del vehículo electrificado y en instalación de puntos de recarga, pues representa el 12% del territorio europeo, pero solo cuenta con el 3% de los puntos de recarga.

En el primer semestre de 2021, la cuota de mercado en el país es del 2% para los turismos eléctricos y del 4,2% para los turismos híbridos enchufables, lo que requiere un impulso adicional de las infraestructuras públicas de recarga para fomentar la demanda, que los usuarios se ven frenados a la hora de adquirir un vehículo de esta tecnología.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac, y la patronal de los concesionarios, Faconauto, han presentado el mapa de despliegue de puntos de recarga de acceso público para vehículos electrificados, con el que se pretende impulsar el mercado de los vehículos eléctricos de batería e híbridos enchufables.

Para alcanzar un parque de tres millones de turismos en 2030, como exige el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, es imprescindible tener instalados 340.000 puntos, pero España cuenta con 11.517.

En este sentido, la metodología desarrollada permite planificar y monitorizar, año a año, el desarrollo de la infraestructura de recarga necesaria a nivel nacional, autonómico, provincial y en los principales corredores por nivel de intensidad media de transporte.

Anfac Faconauto mapa infraestructura recarga

Según los cálculos de Anfac y Faconauto, es necesario multiplicar por ocho las ventas de turismos electrificados.

Para establecer el indicador sobre los puntos necesarios y su distribución, se ha partido de la previsión de vehículos electrificados en cada provincia hasta 2030, la cuota de población motorizable y la cuota de PIB por provincias. Este análisis se complementa con un estudio de la necesidad de infraestructura de alta potencia en cada uno de los corredores.

Objetivos vinculantes año a año

El cruce de ambos da como resultado el detalle de cuántos puntos de recarga de acceso público y de qué potencia deberían desplegarse en cada provincia. La metodología indica que se debería contar con una red de 70.000 puntos en 2023, 120.000 en 2025, y 340.000 en 2030.

Además, es prioritario que el Gobierno establezca una hoja de ruta, con objetivos vinculantes, si se aspira a un desarrollo de la infraestructura de recarga de acceso público en número, capilaridad y calidad.

El Ministerio para la Transición Ecológica debe coordinar y monitorizar este despliegue, así como el desarrollo de medidas urgentes y habilitantes para eliminar las barreras de entrada al vehículo eléctrico.

Según los cálculos de Anfac y Faconauto, es necesario multiplicar por ocho las ventas de turismos electrificados y alcanzar una cuota de mercado del 40%, así como multiplicar por 30 el número de puntos de recarga de acceso público, en 2030.

El sector tiene un fuerte compromiso con la descarbonización y ya está poniendo en el mercado una amplia oferta de vehículos electrificados, pero es necesario establecer herramientas que aceleren la transición.