sncf Fret

Tren mercancías de la divisón 'Fret' de SNCF

A pesar de que en un principio estaba convocada para los días 10 y 11, la huelga de trenes en Francia ha sido ampliada hasta el sábado, 14 de junio, después de que el primer día fuese secundada por un 27,8% del personal, mientras que el viernes 13, según la SNCF, este porcentaje bajó a un 17,4%.

La protesta, iniciada el martes 10 por la tarde, ha sido organizada por CGT y Sud Rail, apoyados por Fuerza Obrera (FO) y First, contra el plan gubernamental de fusionar la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) y la empresa Red Ferroviaria de Francia (RFF).

El Gobierno busca con ello estabilizar la deuda del sector ferroviario, estimada en 44.000 millones de euros, y preparar su apertura «total» a la competencia, pero los sindicatos creen que «no ofrece ninguna perspectiva sobre la financiación de la renovación y el desarrollo de la red».

En la reunión prevista el 12 de junio entre las organizaciones convocantes con el secretario de Estado de Transporte, Frédéric Cuvillier, Sud Rail abandonó la mesa de negociaciones al considerar que las autoridades no se muestran receptivas.

Por su parte, el ministro de Finanzas, Michel Sapin, ha asegurado en una cadena de televisión francesa que comprende las inquietudes de los sindicatos, pero ha subrayado que la reforma que será examinada el próximo martes 17 de junio en la Asamblea Nacional pretende precisamente responder a las mismas.

Por su parte, los sindicatos han advertido que van a mantener su huelga en el sector, y han advertido también de que contemplan manifestaciones y otras iniciativas por todo el país para conseguir un nuevo plan.

Los sindicatos temen que la eventual llegada de nuevos operadores al mercado repercuta en las condiciones laborales de que disfrutan en la actualidad los ferroviarios.