Durante la última edición del Simposio Europeo de Embalaje para la Distribución, organizado por Itene, se ha destacado la importancia del embalaje en la logística y en la distribución y presentación de productos, como es el caso de Ikea.

Para la compañía sueca, «el embalaje de los productos que llegarán a los hogares de nuestros consumidores deben cumplir la función de proteger al producto de cualquier daño que pueda sufrir, soportar su manejo e inspirar e informar al consumidor».

El embalaje «debe ser siempre sostenible», con el objetivo de minimizar el impacto medioambiental, y ajustarse a las necesidades del consumidor. En este sentido, Ikea ha hablado del «packaging dinámico» que precisamente se adapta a las preferencias del comprador y del producto que ha comprado, a su talla, tamaño y especificidades.

E-commerce

También durante el simposio se ha resaltado el papel del embalaje en el e-commerce, que según los últimos datos de la CNMC ha registrado en España un crecimiento del 22% en el 2T de 2014, continuando con su imparable progresión.

Ante estas cifras, que siguen creciendo cada año, el embalaje cobra una importancia como nunca antes lo había hecho, sobre todo si tenemos en cuenta que del 8% de compradores on-line que declararon en 2012 haber tenido algún problema con sus compras, el 22% de los casos fué debido al deterioro del embalaje durante la distribución”, han asegurado los representantes de Itene.

De esta manera, desde el Instituto se ha señalado que «el test de simulación del transporte cobra relevancia y se hace imprescindible para las empresas que quieren ofrecer calidad en sus ventas on-line”.

En este sentido, Itene cuenta con experiencia en el desarrollo de proyectos de optimización de materiales y embalajes mediante la simulación de riesgos durante la cadena de suministro, teniendo en cuenta todas las variables posibles.

En su centro de simulación, las empresas pueden ensayar el comportamiento de su sistema de embalaje en condiciones reales, analizando los requisitos necesarios para optimizarlos, y logrando un importante ahorro de costes.

Así, es posible realizar diversas pruebas como ensayar la vibración vertical producida al manipular la carga y transportarla, bajo condiciones reales. También se prueba la resistencia a la compresión de cada embalaje, según las normas internacionales.

La simulación de la resistencia del embalaje a posibles golpes durante el transporte, de los impactos que puede aguantar y los materiales de amortiguación necesarios o la reproducción de los parámetros óptimos para cada embalaje, son otras de las pruebas que se llevan a cabo en el centro de simulación de Itene.

Por último, se ha recordado la entrada en vigor de la nueva directiva europea 2014/47/EU relativa a las inspecciones técnicas en carretera de vehículos comerciales que circulan en la Unión, que supondrá, entre otros aspectos, la definición de un marco normativo común en Europa que obligará a las autoridades de todos los países miembros a la realización de inspecciones y controles de estabilidad de la carga.